1

3,685 vistas

Septiembre 01, 2018 00:07 hrs.

Armando Fuentes Aguirre › guerrerohabla.com

Periodismo Nacional › México Coahuila



’Dios, que me ve que sin comer no atino ni en lo pequeño ni en lo grande, me bendijo dándome una panza de músico’.

Así dice este amigo mío parodiando uno de los más bellos pensamientos poéticos de Ramón López Velarde: ’Dios, que me ve que sin mujer no atino / ni en lo pequeño ni en lo grande, dióme / de ángel guardián un ángel femenino’.

’Panza de músico’ es aquélla que puede digerir hasta piedras. Antes –y supongo que todavía– los músicos se veían precisados a comer lo que les dieran, bueno o malo, y a deshoras. Así desarrollaban una resistencia férrea a toda suerte de problemas gástricos. De ahí los de la panza de músico.

Mi amigo dice que Dios lo bendijo dándole una panza así. A todas partes va de México y en todas partes disfruta los manjares de la tierra, variadísimos, sin acusar jamás algún efecto malo. Grandísima bendición es ésa, digo yo, que me hace recordar la frase de Cervantes: ’El estómago es la oficina donde se fragua la salud del cuerpo’.

’Aprendamos el arte de la gula’, nos dice a sus amigos, este amigo. Y añade: ’Es el último pecado de la carne que podremos disfrutar’.

¡Hasta mañana!...

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor