1

6,660 vistas

Enero 09, 2021 02:04 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Guió a la novena angelina a dos títulos de Serie Mundial, ha muerto

+Falleció a los 93 años de edad como quiso: siempre fiel a la franela angelina

+Sobrevivió 30 años a su hijo

+Vivió más de 71 temporadas con ese equipo

+Logró mil 599 victorias

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).– ’Quería morir como un Dodger’, decía Tom Lasorda. Y se cumplió su sueño: falleció hoy a los 93 años de edad. Fue él quien encumbró al Toro, Fernando Valenzuela, en los 80s. Durante dos décadas como manager de la novena angelina ganó dos campeonatos de la Serie Mundial, cuatro banderines de la Liga Nacional y ocho títulos divisionales. Logró mil 599 victorias. Conquistó una medalla de oro olímpica.

El vibrante y voluble Lasorda pasó más de 71 temporadas con los Dodgers y fue uno de los pocos vínculos restantes con las raíces del club en Brooklyn. Dentro y fuera del hospital en los últimos años por problemas cardíacos, de espalda y hombros, Lasorda pereció de un ataque al corazón, según los Dodgers.

Amigo de los presidentes y de las ligas menores, católico devoto con talento para las blasfemias rápidas, promotor de sí mismo que recaudó incansablemente fondos para los conventos y las víctimas de desastres a través de banquetes y discursos, Lasorda abarcó varias épocas en el béisbol.

Y, junto con Vin Scully y Sandy Koufax, lograron un estatus casi mítico entre los fanáticos leales de los Dodgers.

Fue votado en el Salón de la Fama del Béisbol por el comité de veteranos en 1997, su primer año de elegibilidad, y los Dodgers luego retiraron su número de uniforme, el 2. Cuatro años después de su retiro como gerente de Grandes Ligas, guió al equipo olímpico de beisbol de EU a una medalla de oro en los Juegos de Sydney 2000.

Conservó el título de asesor especial del presidente de los Dodgers, reportando más recientemente directamente al propietario Mark Walter. Su última aparición pública conocida fue en el Juego 6 de la Serie Mundial 2020 en Arlington, Texas, donde vio al equipo que guió durante tantos años finalmente ganar otro título.

Como jugador, Lasorda era un lanzador zurdo intrépido pero sin pulir que fue degradado a las ligas menores cuando los Dodgers necesitaban abrir un lugar en la lista para un joven prometedor llamado Sandy Koufax. Lasorda compiló un récord de 0-4 en partes de tres temporadas con los Dodgers de Brooklyn y los Atléticos de Kansas City y pasó 14 temporadas en las ligas menores antes de comenzar a ascender en la escala de la organización de los Dodgers como gerente.

Lasorda comía con el mismo entusiasmo con el que dirigía, y se ganó el apodo de ’Tommy Lasagna’. Aunque se hizo famoso por convertirse en un vendedor por medio de anuncios para ayudar a bajar de peso y perdió 40 libras en un desafío en 1988, fue instantáneamente reconocible por su figura rechoncha y las bolsas caídas debajo de sus ojos.

A pesar de sus mil 599 victorias y los títulos de la Serie Mundial de los Dodgers en 1981 y 1988, Lasorda nunca fue considerado un gran innovador o táctico. Pero tenía un instinto infalible de cómo manejar a los jugadores y era, sin duda, un gran motivador. Y durante siete décadas como jugador, cazatalentos, entrenador, gerente, gerente general interino y asesor, siguió siendo un animador presente de los Dodgers.

’Nadie sabe lo buen manager que es – es una ciencia imprecisa – pero fue lo suficientemente bueno para entrar en cuatro Series Mundiales y fue el mejor que ha existido en sacar a un grupo de chicos moderadamente talentosos de las ligas menores y hacer que pensaran que eran los Yankees de 1927’, escribió el columnista del Times Jim Murray en 1990.

’Hasta el día de hoy, nadie ha podido imaginar cómo ganó el equipo de 1988 en la Serie Mundial, y mucho menos hacerlo en cinco juegos’.

Thomas Charles Lasorda nació el 22 de septiembre de 1927 en la sección italoamericana de Norristown, Pensilvania, en las afueras de Filadelfia. El segundo de los cinco hijos de Carmella y Sabatino Lasorda era belicoso, pero por mucho que amaba pelear, amaba aún más el beisbol.

Sin embargo, el dinero escaseaba y tenía que trabajar todos los veranos. Aceptó empleos como botones y puso las vías para el ferrocarril de Pensilvania.

Uno de los personajes más relevantes en la historia de Lasorda como entrenador es el mexicano Fernando ’Toro’ Valenzuela, pues fue precisamente él quien le dio su primera oportunidad en las Grandes Ligas.

El Toro fue firmado por el equipo angelino en junio de 1979 y debutó en septiembre de 1980, cuando entró como relevo frente a los Bravos de Atlanta. Aunque en esa temporada sólo tuvo 10 apariciones, sus buenas actuaciones fueron llenando el ojo de Lasorda hasta que lo convenció de abrirle las puertas al éxito.

Para la temporada 1981, los Dodgers padecieron de varias lesiones, lo cual facilitó que el 9 de abril, día del juego inaugural contra los Astros de Houston, Lasorda viera en Valenzuela al perfecto sustituto de Jerry Reuss, quien se había lastimado la pantorrilla.

Ese día en que el Toro ganó el encuentro con cinco hits permitidos y cinco ponches, también marcó el inicio de la Fernandomanía y de una relación esplendorosa entre Tommy Lasorda y Valenzuela.

Lasorda fue fichado por los Filis de Norristown High antes de la temporada de 1945. Pasó dos años en el Ejército y fue elegido por los Dodgers en el draft de ligas menores de 1948. Aunque prosperó en las menores, una vez que registró 25 ponches en un juego de Clase C, no pudo quebrar al fuerte cuerpo de lanzadores de los Dodgers.

Hizo su debut en las Grandes Ligas el 5 de agosto de 1954, apareciendo en cuatro partidos esa temporada y cuatro la siguiente. Su hazaña más notable fue empatar un récord al desatar tres lanzamientos salvajes en una sola entrada.

Fue comprado por los Atléticos en marzo de 1956 y lanzó en las menores hasta 1960. Lasorda se convirtió en un cazatalentos de los Dodgers en 1961, luego en 1965 se convirtió en gerente del sistema de ligas menores de los Dodgers. En Pocatello, Idaho y Ogden, Utah, vendió boletos, recogió boletos y cocinó comidas al equipo. Atacaba a los fanáticos rivales con pistolas de agua o peleas en el escenario, cualquier cosa para encender el espíritu de equipo.

Sus bromas fueron entretenidas, pero las respaldó con buenos resultados y fue ascendido a gerente en el nivel triple A en Spokane, Washington, de 1969 a 1971 y en Albuquerque en 1972. Sus equipos ganaron cinco banderines en siete temporadas, y 75 de los jugadores que manejó llegaron a las grandes ligas.

Para cuando Lasorda volvió a vestirse con el uniforme de las Grandes Ligas, esta vez como entrenador, los Dodgers desde mucho antes se habían ido de Brooklyn a Los Ángeles. Se convirtió en el entrenador de tercera base en 1973 de Walter Alston, el manager del club desde hace bastante tiempo.

Alston se retiró el 29 de septiembre de 1976, después de que Lasorda rechazara una serie de ofertas de otros equipos para entrenarlos mientras esperaba que Alston se hiciera a un lado. Lasorda heredó un excelente cuadro con Steve Garvey en primera base, Davey Lopes en segunda base, Bill Russell en el campo corto y Ron Cey en tercera base. Lasorda había entrenado a los cuatro en las menores.

La personalidad de Lasorda aseguró que la atmósfera alrededor de los Dodgers fuera animada. Lo primero que hizo en 1977 fue trasladar la oficina del gerente del cubículo, que Alston había usado, a una habitación más grande que podía albergar un televisor, sofás y un buffet para después del juego. Invitó a los jugadores a pasar, probar la comida y charlar.

A los fanáticos les encantaron los nuevos y más coloridos Dodgers. La asistencia superó los 3 millones por primera vez en 1978 y alcanzó un máximo de 3.6 millones en 1982, que fue el récord del club hasta 2006. ’Algunos entrenadores valen cinco partidos al año para sus franquicias. Los movimientos sagaces pueden explicar tanto éxito. Tommy Lasorda vale algo más: unos cientos de miles de asistentes’, escribió Murray en 1988.

Pero la colorida personalidad de Lasorda a veces se desvía del rumbo.

Durante la Serie Mundial de 1977, acordó usar un micrófono para mejorar la cobertura televisiva. Después de que los Yankees de Nueva York consiguieron tres hits consecutivos del lanzador de los Dodgers Doug Rau en el Juego 4, Lasorda fue al montículo y se enfrentó a Rau y los dos se engranaron en una conversación llena de improperios que, aunque nunca llegó al aire, luego se convirtió en un fragmento de sonido favorito de Internet.

Hasta qué punto fue una auténtica muestra de temperamento, y cuánto fue ideado por Lasorda para darle tiempo al relevista en el bullpen para relajarse es un tema de debate.

Lasorda también tuvo problemas con un micrófono la temporada siguiente. Cuando se le preguntó qué pensaba de la actuación de Dave Kingman al conectar tres jonrones para los Cachorros de Chicago al derrotar a los Dodgers, Lasorda estalló en una diatriba llena de obscenidades que perdura en las transcripciones y en la web.

Todo era parte del estilo de Lasorda.

Amaría a sus jugadores un minuto y los maldeciría al siguiente.

Lasorda le dijo al Times en 1999 que había aportado ’una filosofía de gestión completamente nueva’ cuando reemplazó a Alston.

’Quería que mis jugadores estuvieran orgullosos de la organización y del uniforme que llevaban’, manifestó.

’Solía decirles que agradecieran a los fanáticos. Si no fuera por esas personas, no estaríamos haciendo lo que estamos haciendo. Tienes que mostrar tu agradecimiento’, incitaba.

Ganó banderines de la Liga Nacional en sus dos primeras temporadas completas, 1977 y 1978. Ambos años, los Dodgers perdieron la Serie Mundial ante los Yankees.

Regresaron a la Serie Mundial en la temporada de 1981 devastada por la huelga, el año en que la sensación de pitcheo del novato Fernando Valenzuela tomó al mundo del beisbol por asalto.

Perdieron los dos primeros juegos de la Serie Mundial ante los Yankees, pero barrieron los últimos cuatro partidos, ganando el quinto campeonato de la franquicia y el primero desde 1965.

Lasorda fue bendecido con un prolífico sistema que produjo cuatro ganadores consecutivos de novato desde el año 1979 hasta 1982, los lanzadores Valenzuela, Rick Sutcliffe y Steve Howe y el segunda base Steve Sax. Un equipo joven de los Dodgers en 1983 ganó 91 juegos y capturó la Liga Nacional Oeste, pero perdió ante los Filis en la serie de campeonato de la liga.

Después de perderse los playoffs en 1984, el equipo de 1985 ganó 95 juegos para terminar primero en la división. Los Dodgers, enfrentados a los Cardenales de San Luis en la serie de campeonato de la Liga Nacional, estaban al borde de la eliminación y se aferraban a una ventaja de 5-4 en la parte alta de la novena con dos outs cuando Jack Clark subió al plato con corredores en segunda y tercera.

Clark, un bateador derecho muy temido, estaba bateando .381 en los playoffs; en cubierta se encontraba Andy Van Slyke, quien estaba bateando .091. Con la primera base abierta, la lógica dictaba que Lasorda le diría al relevista Tom Niedenfuer que pasara a Clark y se enfrentara a Van Slyke, o retirara a Niedenfuer y trajera al zurdo Jerry Reuss. Los Dodgers habían caminado intencionalmente a Clark tres veces en la serie.

Pero Lasorda mantuvo a Niedenfuer en el juego y la jugada fracasó espectacularmente cuando Clark conectó una bola rápida a las gradas del jardín izquierdo para un jonrón de tres carreras que puso a los Cardinals adelante y los lanzó a la Serie Mundial.

’Tengo ganas de saltar del puente más cercano’, dijo Lasorda más tarde.

Incluso después de descontar el don de Lasorda por la hipérbole, el enfrentamiento de la Serie Mundial de 1988 contra los Atléticos de Oakland fue algo así como David contra Goliat.

’Es la primera vez que gana el desvalido’, dijo Lasorda.

En 1991, el hijo de Lasorda, Tom Jr., conocido como Spunky, falleció a los 33 años, una muerte atribuida a la neumonía y deshidratación. Lasorda se enfureció cuando se informó ampliamente que su hijo había fallecido por complicaciones del SIDA.

Lasorda insistió en que su hijo no era gay, aunque los amigos del joven Lasorda dijeron lo contrario.

’No me importa la gente… sé de qué murió mi hijo’, le dijo a Peter Richmond de la revista GQ en un retrato desgarrador de padre e hijo y una relación que podría no haber sido perfecta pero que nunca careció de amor por ambos lados.

’El médico publicó un informe de cómo falleció. Murió de neumonía’, rebatió.

Lasorda dijo poco en público mientras su hijo estaba enfermo o después de su muerte. Estuvo ausente del equipo solo tres días. Su esposa, Jo, comentó que estar con los Dodgers era el lugar adecuado para su esposo.

’No había nada más que pudiera hacer en casa; fue muy difícil para él quedarse aquí’, le dijo al Times. ’Como todo el mundo, Tommy sufre a su manera, en su propio lugar, en su propio tiempo’.

A la muerte de su hijo, la edad pareció aumentar sigilosamente en Lasorda, erosionando su apariencia alegre y frenando a un hombre que se jactaba de que sólo se había perdido siete juegos en todos sus años como entrenador.

Tommy falleció 30 años después que su hijo.

(Con información de los portales latimes.com e infobae.com)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor