1

1,464 vistas

Febrero 20, 2020 12:15 hrs.

Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México


Hoy se festeja el día del Ejercito Nacional. Pero todos los días son en honor del soldado que sirve a México. Credo del extinto general de división Guillermo Ravelo Anaya.
A menudo encontramos algo de qué quejarnos cuando se trata de nuestro país.
Ya se trate del gobierno, los impuestos, la burocracia, el clima, la violencia, etcétera.
Casi no hay un tema del que no nos quejemos.
En todas partes, desde el este hasta el oeste, desde los países más ricos y más grandes hasta los más pequeños y pobres, los ciudadanos siempre tendrán algo de qué quejarse.
Entonces, para poner las cosas en proporción y aclarar los problemas que afectan a los diferentes países del mundo, recopilamos las quejas más comunes de todo el mundo.
Empecemos por México en donde las hermosas playas y el auge del turismo en la costa caribeña del país no pueden ocultar la plaga que ha devastado a México durante décadas:
Los feminicidios en todo el país
Los carteles de la droga que han conquistado y destruido casi todas las partes buenas del país centroamericano y han devastado muchas regiones durante sangrientas guerras criminales.
La epidemia del cartel está en todas partes, desde los medios de comunicación, las escuelas y el gobierno.
Y el ciudadano mexicano promedio solo puede refunfuñar en silencio ante la violencia.
Mejor nos trasladamos a otros países.
En Rumania la corrupción es una de las quejas más comunes entre los ciudadanos rumanos, según el índice de la Organización Internacional para la Transparencia.
El país ocupa el cuarto lugar en el índice de corrupción en Europa, y la comisión anticorrupción del estado ha revelado que solo en 2014 hubo más de 1,000 casos de políticos, jueces y empresarios involucrados en la industria de la avaricia del país.
Los delitos más comunes son el soborno, la malversación de fondos públicos, el lavado de dinero, las amenazas, la conducta inapropiada de figuras públicas, la explotación del poder público, la evasión fiscal y la falsificación de documentos.
Qué pasa en El Salvador. ¿Cómo se convirtió un pequeño y tranquilo país en medio del continente sudamericano en la capital internacional del asesinato?
Aparentemente, esto se debe a una combinación de gran pobreza, brechas sociales significativas y falta de acceso a la información y la tecnología, y la inundación que azotó al país en 2011 y causó daños por $ 900 millones solo empeoró las cosas.
El Salvador es el país con la tasa más alta de asesinatos en 2016, con más de 6,000 cargos de homicidio por año, y desde entonces estos números solo han aumentado, para consternación de los residentes inocentes y respetuosos de la ley que permanecen allí.
Irlanda, una isla, es conocida por su maravillosa cerveza y sus increíbles vistas desde sus imponentes costas, pero debajo de la superficie, una vieja enemistad aún prevalece entre sus habitantes y se extiende como un incendio forestal en todo el país.
Aunque el sangriento conflicto entre los partidarios de la independencia de la isla y aquellos que buscan unirlo con Gran Bretaña bajo la corona de la Reina Isabel terminó en un acuerdo de paz firmado por ambas partes en 1998.
Sin embargo, dentro del pantano político local, la vieja rivalidad y el odio aún existen y causan división y polarización entre sus ciudadanos.
Y qué decir de Sudáfrica.
Crimen, violencia, secuestros y corrupción gubernamental: este es el destino de demasiados sudafricanos inocentes, que desafortunadamente se han acostumbrado a esta situación.
Aunque Sudáfrica se considera uno de los países más ricos y avanzados del continente africano, la violencia diaria que está más presente en muchas partes del país es una de las peores aflicciones de la sociedad local.
En particular, la tasa de violencia sexual se encuentra entre las más altas del mundo aquí, y las autoridades aún no han encontrado ninguna solución.
Otra tragedia, en Grecia, en este querido país mediterráneo, existe un "deporte nacional" de evasión fiscal.
La escala del fenómeno es tan extensa como una epidemia, y una evaluación en 2016 mostró que entre 11 y 16 mil millones de euros de impuestos no se recaudaron en absoluto ese año, y fueron ignorados por varios elementos en el país.
Los ciudadanos respetuosos de la ley, que son meticulosos en su pago, son, por supuesto, las principales víctimas del flagelo en Grecia, donde su confianza en las instituciones gubernamentales, que se consideran las más corruptas, está en su punto más bajo.
Podríamos enumerar otros países, pero sería incurrir en lo mismo.
craveloygalindo@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor