No Somos todos - En Las Nubes - Gustavo A. Madero - diarioalmomento.com

1

1,853 vistas

Febrero 18, 2022 21:24 hrs.

Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Política Estados › México Ciudad de México


Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Una disculpa por no haber compartido el texto de la escritora Teresa Gil, publicado ayer en Quadratín, y en donde le asiste toda la razón cuando reconoce que ’No somos todos, frente al totalitarismo opositor’.

Textual

’El uso de la frase Todos somos, lanzada al aire para apoyar a un columnista, totaliza y agrede, en su inclusión, con fines premeditados.

Usar la palabra todos para englobar a los periodistas de este país es no solo Insultante, sino un desconocimiento de la diferencia de criterios de un sector.

La palabra la han hecho recorrer de todas maneras como un apabullante vendaval que lapide cualquier discrepancia.

Es un avasallamiento inmoral de quienes se toman el derecho a involucrar a los demás en sus puntos de vista.

Ni siquiera en la estructura humana que compartimos, se utilizan las mismas expresiones, hasta la forma de respirar tiene maneras diferentes.

Pero indudablemente el uso de la palabra todos, no esboza ignorancia, el desconocimiento solo es figurado.

Es un propósito definido para presentar un contexto pleno, sin salida, que rebote en el blanco que quieren involucrar.

Los fines ocultos del lenguaje han sido estudiados desde tiempos inmemoriales por miles de autores y en momentos climáticos de la humanidad se ha puesto énfasis en el uso de ciertas frases y palabras para definir lo que hay verdaderamente atrás.

Un término, el eufemismo, se lanza a la deriva para ocultar los fines y los propósitos, aunque parezca que solo se trata de una ligera expresión.

Ya decía Hannah Arendt, la filósofa, que usar la frase solución final como eufemismo, ocultaba la frase muerte aplicada, en el caso de los nazis.

El uso del totalitarismo, común en medios, se disparó con la pandemia.

Yo recuerdo la insistencia de programas tempraneros de Televisa en los que hablaban sin resquicio de ’todos o todas los mexicanos’ para generalizar algo.

Otras palabras similares se cuelan ahora para criticar, incluso para elogiar.

Hay términos totalitarios por si solos que solemos usar para describir algo o a alguien.

Se desbancan el muchos, algunos, otros y calificativos similares para sustituirlos por la palabra todos.

He leído críticas de personas que no dejan ningún ámbito de luz en su crítica. Todo es deleznable.

En el caso de periodistas la situación es grave porque hay principios que se tienen que respetar.

La veracidad de una información no puede presentarse considerando que todos son esto o aquello.

Los que ahora señalan que ’todos somos Loret’, plagian aquella vieja frase de los esclavos romanos, que suele usarse para dar solidaridad, pero aún ahora, esa postura se circunscribe a unos cuantos, los que están involucrados en el tema.

Estos gritan, puntualizan y escriben desaforados, incluyendo al mundo, en su frase lapidaria: Todos somos.

En frases congruentes, periodistas de 14 estados señalaron en su protesta por los problemas y agresiones que sufren sus colegas, que ’no estamos con Loret’.

En Guerrero lo gritaron a voz en cuello y en otros lugares censuraron el hecho de que se les confunda con ese tipo de personas privilegiadas que están usando la crisis real del periodismo para sacar partido.

El lenguaje, para encubrir verdaderas intenciones en el nazismo En su libro La condición humana ( Editorial Planeta 2021), Hannah Arendt aborda, como en otras de sus obras, el tema del lenguaje y la forma como el nazismo lo utilizó a partir de frases burocráticas, para decir en otras palabras lo que ocultaba esa realidad.

En sus escritos se refiere a Adolf Eichmann y a la forma como este mando nazi que se refugió en Argentina y fue ejecutado después de la sentencia de los tribunales sobre el holocausto, supo utilizar el lenguaje como una fórmula de ocultamiento y de que manera incluso al final de sus días, antes de ser ahorcado usaba el lenguaje como un contrasentido para dar ideas que no eran las reales.

A partir de ese lenguaje decía la filósofa, ’se oculta lo aberrante de los actos’ El origen del totalitarismo, y la defensa de palestina, de Arendt Hannah Arendt alemana de origen judío padeció las agresiones del nazismo.

Fue expulsada y cercenada de su nacionalidad en 1937.

Migrante en Estados Unidos, fue hasta 1951 que recibió la nacionalidad de ese país, donde vivió hasta su muerte en 1975.

Era experta en los grandes filósofos de la antigüedad, pero no desdeñó a Heidegger y a Kant y en su momento a Maquiavelo y Montesquieu.

La lucha de la gran filósofa autora de muchos libros, incluyendo entre estos El origen del Totalitarismo, fue en defensa del pueblo judío, pero ello no evitó que defendiera el derecho a la paz de su pueblo vecino Palestina y de hecho alertó sobre lo que podría pasar si Israel como está sucediendo atacara con fines de destrucción a Palestina.
Eso le ocasionó críticas de los propios israelíes.

En su libro La Condición humana, se refiere a Adolf Eichmann el alemán autrohúngaro que fue ejecutado en 1962, por crímenes contra la humanidad, Hannah lo considera un arquetipo del nazismo sobre todo por su comportamiento burocrático y su lenguaje en los que escondía los atroces resultados de lo que fue esa etapa de la humanidad.

Arendt está considerada una de las pocas y grandes filósofas, dentro de la historia de esa corriente’.

No somos todos, nos hace recordar que mañana 19 de febrero es Día del Ejército Mexicano.

Y, en el Diario Oficial que edita la secretaría de Gobernación, y del que nos provee el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes, que agradecemos, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México oficializa la fecha, así:
En respuesta al cuartelazo alentado por el general Victoriano Huerta contra el gobierno constitucional del presidente Francisco I. Madero, el 19 de febrero de 1913, el gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, desconoció al gobierno usurpador y exhortó al congreso estatal: ’esperando que la resolución de ese H. Congreso esté de acuerdo con los principios legales y con los intereses de la Patria’.

El Congreso de Coahuila expidió ese día un decreto por el que desconocía al gobierno de Huerta y concedía a Carranza facultades extraordinarias para organizar un ejército en defensa del orden constitucional de la República.

El gobernador promulgó el mismo día la resolución del Congreso local y procedió a organizar al ejército que se denominó constitucionalista para restablecer el orden legal subvertido por el golpe militar.

El ejército conducido por el Primer Jefe, Venustiano Carranza, logró derrotar a la dictadura huertista.

A raíz del triunfo de las fuerzas revolucionarias sobre el ejército federal huertista y la disolución de éste, mediante los Tratados de Teoloyucan del 13 de agosto de 1914, el nuevo Ejército Nacional, surgido de la Revolución, tuvo un origen popular.

El ejército constitucionalista victorioso fue la base para la construcción del nuevo Ejército nacional, que se convirtió en uno de los pilares fundamentales del Estado y del país.

En conmemoración del origen del Ejército mexicano, en 1950 se instituyó el 19 de febrero como día del Ejército Nacional.

El Ejército mexicano, conformado por las fuerzas militares terrestres y aéreas, está encargado de salvaguardar la soberanía del Estado mexicano y la paz nacional.

A partir de 1969, el Ejército sumó a sus responsabilidades el auxilio a la población civil en situaciones de desastre natural.

El Ejército mexicano, junto con la Marina-Armada de México y la Guardia Nacional constituyen el núcleo de los institutos armados que garantizan la soberanía nacional dentro y fuera de la República.

Día de fiesta y solemne para la Nación’.

Como ligera advertencia para los ofuscados.

craveloygalindo@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.