‘Noquea’ covid 19, al Gimnasio Nuevo Jordán en Ciudad de México - El Centro Histórico alojaba uno de los centros boxísticos más populares - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

1,804 vistas

Junio 13, 2021 23:01 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Se despide tras décadas de servicio

+Fenece parte de la memoria del pugilismo nacional

+Cuna de decenas de campeones mundiales nacionales y emblemáticos luchadores

+Ahí entrenó Bob Dylan, músico, premio Nobel de Literatura

+También Kid Azteca, Chango Casanova y Toluco López, Julio César Chavéz…

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).– Un letrero en tinta roja con dos palabras que sepulta toda ilusión, se convierten en involuntario epitafio: ‘cerrado permanentemente’. La pandemia de Covid-19 cobrará una víctima más: el mítico Gimnasio Nuevo Jordan, ubicado en el corazón de la Ciudad de México. Llega a su fin un retazo memorable de la vida deportiva de un país.

Fue cuna de decenas de campeones mundiales nacionales Julio César Chávez Humberto González, ‘La chiquita’, y Erik Morales ’El Terrible’, entre otros –en una línea del tiempo– que inicia desde Kid Azteca, Chango Casanova y Toluco López… Incluso ahí entrenó Bob Dylan, músico estadounidense, Premio Nobel de Literatura.

Y emblemáticos luchadores.

Ídolos todos.

Historia que duele.

Lacera.

Los cierres de lugares públicos que se dieron en 2020 a causa del coronavirus, afectaron al Nuevo Jordan. Han pasado semanas y meses y, salvo que ocurra un milagro, el recinto que pulió a pugilistas parece que no podrá volver más, por lo que deportistas que dejaron su sudor, esfuerzos, ilusiones.

Y los entrenadores que buscaron estrellas entre estas cuatro paredes se han comenzado a despedir en los últimos días.

Uno de ellos fue Miguel ’Alacrán’ Berchelt, ex campeón superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, quien posteó una foto en el Nuevo Jordan con la leyenda descorazonadora:

’Adiós mítico Gym Nuevo Jordan’.

El entrenador Rubén Navarrete, quien entrenó por años en este recinto a prospectos del boxeo, también, quebrado por la nostalgia, lamentó la situación:

’Ya se cerró, hermano’.

Agregó Navarrete en comunicación vía WhatsApp:

’La verdad si es bien triste cerrar un lugar emblemático del boxeo mexicano. Desde que inicio la pandemia –marzo 2020– lo cerraron y ya no se volvió abrir’.

Aunque parece que la decisión está tomada y no hay marcha atrás, Navarrete tiene la ilusión de convocar a entrenadores y alumnos para buscar salvarlo. Pero reconoció que preparadores y trabajadores han ido encontrando otros gimnasios en los cuales laborar por lo que es ’complicado’.

Bob Dylan su pasión

Un día de febrero en 2008 apareció un hombre sexagenario, enjuto y desmelenado en el gimnasio Nuevo Jordán de la calle de Buen Tono 36, en el centro de la Ciudad de México, a unos pasos del metro Salto del Agua.

Caló hondo en su aguileña nariz el rancio olor añejo de sudorosas ilusiones campeoniles de inmueble. Estaba acostumbrado a ese familiar tufillo. Miró, seguramente, con tristeza a los ancestrales pordioseros que deambulaban por las aceras, cansados de cargar el tiempo.

Al personal que trabajaba en el establecimiento llamó la atención lo inusual del personaje, a todas luces de otro país.

Pagó su cuota y empezó a entrenar.

Aquél 2008, el reportero Rodolfo Rosales fue el único que publicó la nota de ese hallazgo deportivo en el diario El Universal. Bob visitó, de incógnito –como gusta hacer cuando está bajo el escenario, durante sus giras– algún gimnasio.

Aquella ocasión se dio tiempo, durante los dos conciertos, tras 18 años de ausencia en el Auditorio Nacional de la capital del país, para subir al cuadrilátero.

El entrenador, Rodolfo ’Güerco’ Rodríguez no lo reconoció cuando Bob comenzó a hacer sparring.

Entonces, Dylan tenía 66 años.

’Me dije: ‘¡pinches viejitos les va a dar un infarto!’’, comentó Rodríguez a Rosales, pocos días después.

’Le puse a hacer un round de costal y otro de pera. Luego lo subí a boxear un round con cada uno de sus amigos y lo hizo bien’, explicó con el rostro dibujado de sorpresa.

Analizó, emocionado:

’Se ve que practica el boxeo desde hace tiempo. Porque suelta buenos golpes y trae orejeras, concha y guantes profesionales’.

Resumió lo que le transmitió Dylan sobre el ring:

’Sabe lo que es el pugilismo y lo disfruta’.

Era Bob Dylan –quien dedicó una canción al púgil Rubin Hurricane Carter, púgil estadounidense preso por un asesinato que no cometió–, pero nadie ahí lo sabía ni lo hubiera reconocido. El músico, devoto del boxeo, fue al Nuevo Jordán como quien visita un santuario.

Ahí se prepararon peleadores memorables:

Julio César Chávez, Humberto González, ’La chiquita’, y Erik Morales ’El Terrible’, entre otros –en una línea del tiempo– que inicia desde Kid Azteca, Chango Casanova y Toluco López…

La sala de entrenamiento fue una consecuencia del viejo Jordán de Arcos de Belén a mitad del siglo XX.

Esa historia termina con el anuncio del cierre definitivo del gimnasio, golpeado por el prolongado cierre al que lo obligó la pandemia, entre otros problemas.

El fin del Nuevo Jordán se lleva parte de la memoria del boxeo mexicano, considera Manuel Flores hijo, entrenador que se formó ahí al lado de su padre.

’No es cualquier lugar’, puntualizó Flores.

Reflexionó:

’Ahí queda parte de nosotros, los que pasamos por trabajo, pero también episodios de la memoria del boxeo nacional’.

Hace unos días, entre la tristeza y el silencio, el entrenador acudió al edificio del Nuevo Jordán para recoger sus últimos aparejos y despedirse del lugar donde pasó 30 años de su carrera.

También lucha libre

En el amplio gimnasio de la calle de Buen Tono, en el último piso, también dice adiós un salón grande en el que descansaba un ring de lucha libre.

Ahí, maestros como Solar forjaban estetas. El legendario profesor y luchador sabe que la situación es complicada, que desde marzo del 2020 y no se abre y que los dueños le dirían adiós al Gimnasio Nuevo Jordan.

Google, que se encarga de informar a los usuarios sobre sitios de concurrencia, ha colgado en la ubicación del Gimnasio Nuevo Jordan, un letrero rojo que dice, como réquiem:

‘Cerrado permanentemente’.

(Con información de los portales TV-Azteca, Balón Cuadrado y diario La Jornada)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor