Nos lo pide un abogado - En Las Nubes - Gustavo A. Madero - diarioalmomento.com

1

2,388 vistas

Marzo 01, 2022 00:53 hrs.

Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Política Estados › México Ciudad de México


Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Lo hacemos con solidaridad compartida joven abogado Héctor Ravelo Chumacero.

’Hay que orar por *Ukrania*, pero pidamos primero por nuestro Zacatecas, Colima, Tamaulipas, Chihuahua, Quintana Roo, Nuevo León, Guanajuato.

Ayer murieron en Ucrania 40 personas por la guerra!

En Nuevo León 17.

En Colima 30.

En todo el país murieron 96 y solo por el narcotrafico.

El problema es que perdemos la capacidad de asombro y se nos hace normal.

No señoras ni señores no es normal.

Queremos que no hayan más muertos en México.

Queremos un Estado de Derecho que se respete y no más impunidad.

No más feminicidios.

No más terrorismo de los inmigrantes violentos de sudamerica y africa.

No más violencia de los de Ayotzinapa.

No mas de las manifestaciones terroristas y violentas’.

Nosotros incluiríamos una plegaria más:

Por todo México. Por los de arriba, los del medio y los de abajo.

Como la respuesta del exrector de la Unam, don José Narro Robles, cuando advierte en El Universal hoy:

’La tarea no es de uno. Es de todos . La responsabilidad alcanza por supuesto al Estado Nacional, pero también a la sociedad’

Precisamente el escritor y colega Jorge Meléndez Preciado tiene razón al sostener que hay fuegos que no se apagan, y recuerda los actuales en Ucrania y los que reviven y crecen en México.

El escritor lo explica en detalle.

Las enormes llamas que vimos en Ucrania son parte de una acción irresponsable, prepotente y que seguramente no traerá mayores repercusiones al agresor. No obstante que haya algunos reclamos y sanciones aparentemente graves por ese ataque.

Pero hay otros fuegos que han revivido, inesperadamente, en nuestro país. Los recordó en su libro: 10 años de derechos. Autobiografía jurisprudencial (horrible título), el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar.

Trajo a colación la quema de la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora (5 de junio de 2009), la cual fue atraída por el órgano judicial y cuya resolución se discutió del 14 al 16 de junio (2010).

En el mismo se exoneraron a todos los involucrados, de primera línea-aunque se inculpó, como siempre, a los trabajadores- de la muerte de 49 niños y varias decenas de damnificados que continúan con secuelas de aquel trágico suceso.

La guardería estaba subrogada por parte del IMSS, para que unos pequeños estuvieran al cuidado de quienes los atendían. El lugar en donde se ubicaba, no tenía las condiciones adecuadas, pero al lado estaba una bodega que guardaba documentación fiscal del gobierno de Eduardo Bours Castelo, quien era gobernador de Sonora, y realizó pésimos manejos los cuales quería desaparecer, según la mayoría de las investigaciones periodísticas de hace 13 años.

Mandaron incendiar el lugar de los papeles comprometedores y el fuego se trasladó a la guardería con los espantosos acontecimientos que comentamos.

El hecho tuvo enorme relevancia, y el gobierno de Felipe Calderón no tuvo más remedio que pedir una investigación a la SCJN.

Pero en la irresponsabilidad, aparte de la villanía de Bours Castelo- socio importante de Bachoco-, estaban metidos el entonces director del Seguro Social, Juan Molinar Horcasitas (un inteligente y al mismo tiempo prepotente albiazul) y una de las socias principales de la estancia ABC era: Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo, prima de Margarita Zavala.

No obstante las protestas, mítines y rabia de los padres de la víctimas, la sentencia un año después fue exonerar a todos los que se beneficiaron con la estancia infantil y darle algunos apoyos- dadivas- a las víctimas.

Los valerosos familiares del salvaje acontecimiento, continúan exigiendo justicia hasta ahora. Ante los sordos oídos de la autoridad.

El presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, en su libro publica que hubo presiones para que el dictamen que él elaboró, condenando el hecho y denunciando a los responsables, se cambiara mediante la presión del entonces secretario de Gobernación, Felipe Gómez Mont – un abogado sin mayores antecedentes políticas-, y decenas de funcionarios que tomaron por asalto otro poder de la nación, el judicial, que debe ser autónomo.

Zaldívar, por supuesto, se negó a cambiar los términos de su sentencia y, mucho menos, leer lo que obligó a realizar Felipe Calderón para proteger a la familiar de Margarita Zavala. Algo que llevaron a cabo dos ministros- no da detalles el autor-, mostrando la sumisión y la corrupción en este sistema de justicia que debe ser realmente autónomo.

Otro togado, Sergio Valls Hernández, estuvo de acuerdo a participar en el tenebroso caso. Lo que seguramente no le incomodará hasta ahora.

Ha dicho Andrés Manuel que no obstante el tiempo transcurrido, el asunto se puede y debe reactivar. Ojalá se haga para llevar a estos bribones ante las autoridades, a excepción de Juan Manuel Horcasitas, ya fallecido.

El asunto es de una importancia sin paralelo, ya que el dolor que produce la muerte por negligencia de un hijo y la prepotencia con el objeto de proteger a los culpables de los 49 homicidios y la reparación del daño a las víctimas en un incendio provocado, es tremendo.

No a la invasión a Ucrania, pero tampoco impunidad en casos tan sensibles y trágicos como la guardería ABC en Sonora’.

Añade el hijo de nuestro hermanito Héctor Ravelo y Galindo y Graciela Chumacero de Ravelo y sobrino del líder obrero Blas y el poeta Ali Chumacero, ni en ningun otro. Sea oficial ni mucho menos particular.

Parejo. Pero cierto.

craveloygalindo@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.