1

1,905 vistas

Junio 25, 2020 00:01 hrs.

Carlos Ravelo Galindo › tabloiderevista.com

Periodismo Nacional › México Ciudad de México


Carlos Ravelo Galindo, afirma:
El temblor de ayer es una admonición, para que no se nos olvide, quién es el que manda.
’Amaos los unos y los otros’. Nos recuerdan desde arriba.
Y doña Tere Gurza pregunta:
’Qué te hemos hecho, Dios Mío’
Leerla nos endulza la existencia. Pero aún más, cuando nos comparten lo que nos envían. Como hoy.
Es la poeta y escritora avecindada en su finca cafetalera en Coatepec, Veracruz, Rosa María Campos. Grande su cordialidad.
’Mi amigo querido, padre, abuelo y bisabuelo ejemplar, como regalito las sugerencias de una chamana sabía.
Mensaje de Águila Blanca, indígena Hopi, integro en su traducción:
’Este momento por el que atraviesa la humanidad ahora puede verse como un portal y como un agujero.
La decisión de caer en el agujero o pasar por el portal depende de ustedes.
Aprendan sobre la resistencia con los pueblos indígenas y africanos: siempre hemos sido y seguimos siendo exterminados.
Pero aún no dejamos de cantar, bailar, encender un fuego y divertirnos. No se sientan culpables por ser felices durante este momento difícil.
No ayudan para nada estando tristes y sin energía.
Ayudan si las cosas buenas emanan del Universo ahora.
Es a través de la alegría que uno se resiste.
Además, cuando pase la tormenta, cada uno de ustedes será muy importante en la reconstrucción de este nuevo mundo.
Necesitan estar bien y fuertes.
Y, para eso, no hay otra manera que mantener una vibración hermosa, alegre y luminosa. Esto no tiene nada que ver con la alienación.
Si se arrepienten del problema y consumen las noticias las 24 horas del día, con poca energía, nerviosos todo el tiempo, con pesimismo, caerán en el agujero.
Pero si aprovechan esta oportunidad para mirarse a sí mismos, repensar la vida y la muerte, cuidarse a sí mismos y a los demás, cruzaron el portal.
Cuiden sus hogares, cuiden su cuerpo. Conéctense con su casa espiritual.
Cuando se ocupan de ustedes mismos, se ocupan de todo lo demás.
No pierdan la dimensión espiritual de esta crisis.
Tengan el aspecto del águila, que desde arriba, ve el todo; ve más ampliamente.
Hay una demanda social en esta crisis, pero también hay una demanda espiritual. Las dos van de la mano.
Sin la dimensión social, caemos en el fanatismo.
Pero sin la dimensión espiritual, caemos en el pesimismo y en la falta de sentido.
Estaban preparados para pasar por esta crisis.
Tomen su caja de herramientas y usen todas las que tienen a su disposición.
Necesitan estar bien y fuertes.
Y, para eso, no hay otra manera que mantener una vibración hermosa, alegre y luminosa. Esto no tiene nada que ver con la alienación.
Esta es una estrategia de resistencia. En el chamanismo, hay un rito de pasaje llamado la búsqueda de la visión.
Pasan unos días solos en el bosque, sin agua, sin comida, sin protección.
Cuando atraviesan este portal, obtienen una nueva visión del mundo, porque han enfrentado sus miedos, sus dificultades ...
Esto es lo que se les pide una chamana sabía:
Permítanme aprovechar este tiempo para llevar a cabo sus rituales de búsqueda de visión. ¿Qué mundo quieren construir para ustedes?
Por ahora, esto es lo que pueden hacer: serenidad en la tormenta.
Cálmense, recen todos los días.
Establezcan una rutina para encontrarse con lo sagrado todos los días.
Las cosas buenas emanan.
Lo que emanan ustedes ahora es lo más importante.
Y cantar, bailar, resistir a través del arte, la alegría, la fe y el amor’.
Con gratitud a nuestra compañera de redacción en el Excélsior que dirigió su maestro don Manuel Becerra Acosta.
craveloygalindo@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor