1

1,121 vistas

Agosto 07, 2020 14:05 hrs.

Gregorio Almazán Hernández › diarioalmomento.com

Gobierno Nacional › México Sonora


Muchas gracias a las autoridades tradicionales del Pueblo Yaqui del Estado de Sonora que nos han permitido bajo la enramada sagrada, hablar con ustedes para establecer los acuerdos que permitan al Gobierno de México, cumplir con la instrucción del Señor Presidente, el Lic. Andrés Manuel López Obrador, de construir el Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui.

A nombre de la Secretaría de Bienestar, estoy aquí para escuchar y conocer de su propia voz, en su propia lengua, las demandas ancestrales de tierra, territorio, agua y desarrollo integral, que al Pueblo Yaqui históricamente se les ha negado.

Y tomar las acciones que, a partir del diálogo de iguales, de hermanos entre ustedes y el Gobierno de México, permitan dar respuesta a estos reclamos de justicia.

Porque la justicia se construye desde abajo, tomando en cuenta todas las voces y en especial, aquellas que, durante siglos como es el caso del Pueblo Yaqui, han intentado ser silenciadas.

Voces del Pueblo Yaqui que no desaparecieron a pesar del despojo de sus territorios, de la explotación depredadora de sus recursos naturales, de la negación de sus derechos ancestrales sobre la tierra que les ha visto nacer, crecer y resistir.

Y es desde esta digna resistencia que los ocho pueblos tradicionales: Loma de Guamúchil, Loma de Bácum, Tórim, Vicam, Pótam, Ráhum, Huirivis y Belem; han decidido confiar en este Gobierno de México para construir un plan de justicia.

Hoy quiero expresarles mi reconocimiento a su lucha y a su valentía. Y reiterarles el compromiso que la Secretaría de Bienestar tiene de acompañar y ser parte de los esfuerzos para la reparación del daño que sistemas políticos y económicos han hecho a las y mujeres y los hombres yaquis.

Yo personalmente me comprometo en volver las veces que sea necesario.

Construyamos juntos, como iguales, un país más justo, menos desigual, donde los derechos y las formas de participación indígena sean la base para el bienestar de las comunidades.

Un país que renuncie al falso dilema entre el desarrollo económico y el cuidado y equilibrio con la naturaleza, nuestra madre; entre la idea del progreso contra la necesidad de arraigo que todas y todos tenemos con nuestra tierra y nuestras familias.

Donde nunca más, intereses económicos sean causa del conflicto comunitario, ni una oportunidad para el despojo. Donde nunca más, la corrupción de los gobernantes sea la causa del sufrimiento de los pueblos.

Un país cuya visión del bienestar ponga al centro, a las personas, a las familias y a las comunidades.
Y hoy quiero comentarles que estamos avanzando hacia esa visión compartida de nación.

Actualmente, más de 89 mil personas que viven en localidades de la región Yaqui participan en alguno de los Programas Integrales de Desarrollo del Gobierno de México.

Para la política de bienestar, los pueblos indígenas son prioridad por justicia social. Las personas que viven en una localidad indígena pueden tener desde los 65 años la Pensión para el Bienestar de Personas Adultas Mayores. Y en el caso de ser persona con discapacidad, contar con una pensión desde su nacimiento hasta los 64 años.

Quiero comentarles también que estamos buscando a las niñas y niños de hogares indígenas para integrarlos al Programa de Apoyo para el Bienestar de Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras. Que en el caso de la región Mayo Yaqui, serán 4,542 niñas y niños que contarán con este apoyo.

Este es uno de los esfuerzos más importantes para revertir el proceso de otras administraciones de hacer invisibles a los pueblos originarios.

Estamos buscando a las niñas y niños indígenas en las zonas más remotas del país, no para asimilarlos a una cultura dominante, sino para poder contribuir a su autonomía económica para que libres de la necesidad, puedan ser libres en su propia cultura.

Para que las niñas y los niños indígenas puedan, como recita el solemne juramento yaqui, defender su nación, su pueblo, su raza y sus costumbres.

El Gobierno de México reconoce el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos y asume su responsabilidad para generar las condiciones que les permitan tener una vida buena.

Estamos avanzando en la incorporación de todas las personas que lo necesitan y seguiremos hasta que nadie quede fuera, nadie quede atrás.

Finalmente, quiero decirles que pueden contar conmigo para mantener este diálogo permanente entre corazones que nos permita construir juntos, el bienestar del Pueblo Yaqui.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor