1

1,663 vistas

Agosto 22, 2019 23:49 hrs.

Pedro Flores Linares › diarioalmomento.com

Deportes Nacional › México Ciudad de México


Los comerciantes del mercado de flores que está ubicado junto al campo de Vaqueros, se quejan de la inseguridad y de las extorsiones de que son víctimas por la delincuencia y señalan que su ventas han bajado a raíz del desalojo que se hizo del campo deportivo y que temen que ellos corran la misma suerte, porque los pueden acusar de estar invadiendo un terreno.

Por razones de seguridad pidieron omitir sus nombres, pero señalaron que el pasado 26 de enero el propio Alcalde José Carlos Acosta Ruiz, reconoció plenamente que existe narcomenudeo, que hay robo a transeúnte, robo a casa habitación, robo a transporte y que esta modalidad ha venido incrementando desafortunadamente.

Los denunciantes, en su totalidad vecinos de la alcaldía de Xochimilco, destacaron el hecho de que además de que los canales se están secando desde hace muchos años por la proliferación de casas, el turismo ha disminuido considerablemente por temor a los asaltos y robos que se dan en gran cantidad.

La ciudadanía ha denunciado ante las autoridades una serie de asaltos como la del 19 de febrero en los embarcaderos, en donde 2 jóvenes encapuchados apuñalaron a un turista el medio día, señalaron que la delincuencia no sólo es en la zona turística, sino también en los barrios en los San Lorenzo, San Diego, Tlamancingo, La Concepción Tlacoapa y La Asunción, así como en la pista de canotaje de Cuemanco, en donde los vecinos se ha visto obligados a organizarse y montar sus propias guardias de seguridad.

La inseguridad ha llegado a tal grado que de diciembre del 2018 a mayo o del año en curso, se han registrado más de 20 ejecuciones derivadas de la disputa de dos grupos dedicados al narcotráfico en esta Alcaldía, conocidos como Los Rodolfos y el Cártel de Tláhuac.

Los comerciantes de flores del área en donde en donde la Alcaldía de Xochimilco despojó ’legalmente’ del campo a Vaqueros, señalaron que los habitantes de la zona han retomado la vieja costumbre de hacer justicia por propia mano es otra medida, pues cuando necesitamos un policía, ni sus luces, pero cuando atrapamos a alguien que hizo daño, llamamos a la gente con las campanas de la iglesia para lincharlo, y cuando eso sucede, entonces si aparecen los policías .

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor