’Perspectivas Constitucionales’ - Lecciones Constitucionales - Oaxaca de Juárez - diarioalmomento.com

1

1,348 vistas

Junio 02, 2022 23:41 hrs.

Marco Antonio Baños Avendaño › diarioalmomento.com

Política Estados › México Oaxaca


El ilustre Maestro de la Oratoria Mexicana José Muñoz Cota Ibañez (¡Loor a los Constituyentes de 1917!, 1967). señala: La Constitución de 1917 es una realidad social. Lo que es México está emparentado con la vigencia de la Carta Magna. Lo que es México está relacionado, también, con la falta de cumplimiento o la deficiencia en el cumplimiento de algunos preceptos constitucionales; todo, absolutamente todo lo que deriva de este documento determina, negativa o positivamente, la manera de ser de la mexicanidad. […] La Constitución de 1917 contiene en su letra una serie de artículos –el 3, el 27, el 123, por ejemplo– que constituyen indudablemente, puestos de vanguardia en el proceso de la liberación popular; pero la objeción en contra de la Carta Magna, se traduce con esta afirmación: La Constitución no se cumple. El pueblo continúa padeciendo las mismas carencias en el orden económico, político y social, que antes. […] lo que conviene es aclarar que la operancia de una Constitución, su validez, su contenido, su trascendencia, no dependen del mero accidente de los hombres que no lo han satisfecho o la han satisfecho a medias. Lo inicial radica en aceptar –o no– si los principios que la informan responden al clamor de las masas y si las medidas que promete son bastante correctas para satisfacer dicho clamor.

Heberto Castillo (Discurso en el Zócalo de la Ciudad de México, 27 de agosto de 1968): Hemos llegado aquí para reivindicar a la Constitución General de la República, sistemáticamente violada. Ese pequeño gran documento que se había convertido en el ’libro olvidado’. Ese documento es el que ha servido de bandera a la juventud estudiosa de México, y a nosotros sus maestros. Bandera que enarbolamos con pasión, con vehemencia, en la medida que entendemos que su estricto cumplimiento abre caminos de libertades democráticas para que el pueblo trabajador se libere de la opresión secular que pesa sobre sus hombros y que no le ofrece otra perspectiva que seguir siendo mercancía-hombre. […] nuestro movimiento debe ser un instrumento del pueblo trabajador. Un instrumento que le abra cauces democráticos al pueblo, para que llegue a tener una efectiva representación en los puestos de mando de la Nación. Debemos entender muy claramente que la operancia de las leyes radica: no en el hecho de que están o no escritas, sino, fundamentalmente, en que estén o no apoyadas por el pueblo. […] En el momento en que el pueblo no cubra con su manto protector a los hombres más conscientes de sus responsabilidades ciudadanas, la Constitución que ahora hemos hecho vigente en muchos de sus artículos, volverá a ser olvidada. Y nosotros, estudiantes y maestros, seremos víctimas de las represiones más violentas. […] Bien, el pueblo, una vez más, ha expresado en esta noche su decisión. Debe quedar, entonces, claro, que este gran movimiento abre perspectivas de libertades democráticas a nuestro pueblo porque ha defendido la justicia, la razón, la libertad.

Lázaro Cárdenas del Rio, Presidente de México. (Discurso preparado para ser leído
el 20 de noviembre de 1970, pero falleció el 19 de octubre) señala:… Existen nuevos
grupos y ciudadanos dispersos deseosos de canalizar sus inquietudes en las luchas
cívicas, los que tienen pleno derecho a acogerse a los mandatos constitucionales para organizarse, lo que enriquecería la vida política y la discusión ideológica entre los mexicanos y contribuiría a fortalecer al régimen, cuya solidez en la conciencia pública estriba en el cumplimiento estricto que se haga de la Carta Magna y en las medidas que a su amparo se dicten en favor de las capas mayoritarias del país; en la defensa de la soberanía ante cualquier acechanza extranjera; de la capacidad del gobierno para aprovechar los recursos naturales en beneficio de la nación y conducir la economía por los senderos de la independencia económica. La autonomía política del país descansa en su plena independencia económica…’

El jurista Alberto Trueba Urbina, La primera Constitución Político-Social del Mundo, 1971: Nuestro constitucionalismo político no tiene ninguna particularidad que le dé carácter de excepcional, salvo la protección de las garantías individuales por medio del juicio de amparo, pues proviene de las antiguas Constituciones norteamericanas y francesas, esencialmente burguesas; en cambio, nuestro constitucionalismo social fue paradigma universal, ya que se difundió por todas las partes del orbe, porque su teoría entraña una congenie de nuevos derechos para la protección y reivindicación de las personas humanas, obreros y campesinos, en dos palabras: económicamente débiles; de manera que tanto el derecho agrario como el derecho del trabajo y de la seguridad social, por su espíritu y sus textos legales, constituyen normas exclusivas en favor de los campesinos y de los obreros, a diferencia de otras legislaciones que también reconocen derechos protectores en favor de los empresarios.

El ideólogo Jesús Reyes Heroles (Discurso en Chilpancingo, 1º de abril de 1977): La unidad democrática supone que la mayoría prescinda de medios encaminados a constreñir a las minorías e impedirles que puedan convertirse en mayorías; pero también supone el acatamiento de las minorías a la voluntad mayoritaria y su renuncia a medios violentos, trastocadores del derecho. […] Mayorías y minorías constituyen el todo nacional, y el respeto entre ellas, su convivencia pacífica dentro de la ley, es base firme del desarrollo, del imperio de libertades y de las posibilidades de progreso nacional. […] la posición del gobierno federal es bien clara: ni autoridad sin derecho, ni derecho sin autoridad. La autoridad fundada en la ley, apoyada en ella, aplicándola, es más que suficiente para impedir que los conflictos de ideas puedan degenerar en conflictos de hecho, en violencia, sin sanción para los responsables. El derecho con autoridad y la autoridad precisamente con derecho garantizan que la intolerancia no se erija en sistema, que los conflictos no se conviertan en antagonismos irreductibles, que las contradicciones no nos lleven a una sociedad antagónica en sus bases y esencia. La autoridad con derecho y el derecho con autoridad excluyen el abuso de poder. No caeremos en las provocaciones de aquellos que desearían que se ejerciera la autoridad sin derecho, ni en las provocaciones de los que pretenden que dejemos al derecho sin autoridad.

Finalmente, el ilustre Octavio Paz, (Discurso al recibir Premio Cervantes, 1981) ’… aunque libertad y democracia no son términos equivalentes, son complementarios: sin libertad la democracia es despotismo, sin democracia la libertad es quimera. La unión de libertad y democracia ha sido el gran logro de las sociedades modernas. Logro precario, frágil y desfigurado por muchas injusticias y horrores; asimismo, logro extraordinario y que tiene algo de accidental o milagroso: las otras civilizaciones no conocieron a la democracia y en la nuestra sólo algunos pueblos y durante periodos limitados han gozado de instituciones libres. Ahora mismo, en los vastos espacios del continente americano, muchas naciones de nuestra lengua padecen bajo poderes inicuos. La libertad es preciosa como el agua, y, como ella, si no la guardamos, se derrama, se nos escapa y se disipa. […] en nuestro pasado –lo mismo el español que el hispanoamericano– existen usos, costumbres e instituciones que son manantiales de libertad, a veces enterrados pero todavía vivos. Para que la libertad arraigue de veras en nuestras tierras deberíamos reconciliar estas antiguas tradiciones con el pensamiento político moderno. Salvo unos tímidos y aislados intentos, nada hemos hecho. Lo lamento: no es una tarea de piedad histórica, sino de imaginación política.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.