1

1,135 vistas

Abril 06, 2018 07:32 hrs.

JORGE VELÁZQUEZ / La pícota. › EL AVISO ECATEPEC/COACALCO/ NOTICIAS

Política Nacional › México Ciudad de México


*MÉXICO/USA, ECONOMÍAS SIAMESAS

*UNAM, ESTUDIARA TSUNAMIS Y TERREMOTOS

SIN CAER EN EL ’PATRIOTERISMO’ al que claman los gobiernos que no tienen el respaldo mayoritario de su pueblo, la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, debe prender luces ámbar sobre una relación de México y Estados Unidos que día a día se hace más frágil.

La culpa de que México no responda con la fortaleza que da la independencia económica, la tienen sus propios gobiernos: los modelos de desarrollo económico establecidos desde el presidente Lázaro Cárdenas hasta el actual de Peña Nieto, han fincado la sobrevivencia nacional, en el intercambio comercial con el vecino país del norte que ha constituido una economía compuesta muy difícil de separar.

La propia Secretaría de Relaciones Exteriores, a cargo de Luís Videgaray el que pudo ser candidato presidencial y no quiso, señala que ’México y Estados Unidos mantienen lazos económicos y comerciales que se han fortalecido con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, junto con Canadá. México es el segundo socio comercial de Estados Unidos y el primer destino de las exportaciones de California, Arizona y Texas, y el segundo mercado para otros 20 estados. Aproximadamente seis millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio con México y cada minuto se comercia cerca de un millón de dólares. La frontera de 3,140 km. que une a México y Estados Unidos es la más transitada del mundo. Un millón de personas y trescientos mil vehículos cruzan diariamente esta frontera.

Más datos sobre esta difícil relación que se empeña en romper Trump con sus desvaríos.

El comercio anual entre México y Estados Unidos, de acuerdo a datos de la Presidencia de México, alcanza los 500 billones de dólares, es decir 500,000 millones de dólares (mdd); lo que representa 1.3 billones por día, 1 millón de dólares por minuto.

Después de Canadá, México es el país que más le compra a Estados Unidos en el mundo, con 217,000 mdd, monto equivalente a lo que la Unión Europea, en su conjunto le compra a Estados Unidos, casi el doble de lo que China le compra a nuestro vecino del norte (110,000 mdd) y cinco veces más de lo que Brasil (43,000 mdd).

Y estos datos que debieran enorgullecer a gobiernos de países vecinos, son, por la actitud del presidente norteamericano, una ’amenaza’ para la economía estadounidense.

Día a día, Donald Trump busca el pelo en la sopa para agredir, primero con el muro que pagarán los mexicanos, luego, con la descortesía de hacer públicas las conversaciones con el presidente Peña y el famoso ’¿estás loco’ y ahora con el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera como para espantar con el petate del muerto el hambre de migrantes provenientes de países con gobiernos que no han sabido distribuir equitativamente la riqueza.

Sin duda alguna hay que estar atentos, pero tampoco desgarrarse las vestiduras. Ya con el republicano George Bush en el 2006 y hasta con el admirado Obama en el 2010, se desplegó la llamada Guardia Nacional en la frontera con México para combatir el narcotráfico y la inmigración. Los resultados, no han cambiado. La discriminación de Trump, que raya en ocasiones en fascismo puro, y su testarudez con la revisión al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por supuesto que puede afectar la relación; sin embargo, la economía de México con Estados Unidos (y hasta con Canadá), es siamesa; constituye un compuesto casi indisoluble que ni pueblo estadounidense y mexicano, querrían separar. Es más fácil que se vaya Trump y Peña Nieto antes de destazar a estos modelos que han generado riqueza para los grupos poderosos de ambos países.

Por todo lo anterior, en efecto, México no debe negociar con miedo ante Trump el gran ’negociator’, como lo calificó Carlos Slim.



PICOTAZOS

DONADO POR EL GOBIERNO DE Japón, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuenta ya con el Geoslicer, tecnología de punta para el estudio de antiguos terremotos y tsunamis y cuyo objetivo es determinar el peligro sísmico y por maremotos en la llamada brecha de Guerrero, donde no han ocurrido movimientos telúricos grandes desde 1911, y podría suceder uno importante. Cabe hacer notar que hasta ahora, sólo Japón y Estados Unidos tienen un equipo similar. María Teresa Ramírez Herrera, investigadora del Instituto de Geografía (IGg), informó que esa herramienta permitirá conocer la ocurrencia de sismos con magnitud mayor a 7, qué distancias alcanzaron las inundaciones ocasionadas por maremotos e, incluso, calcular las alturas máximas de las mismas. Los datos son valiosos para emprender acciones de prevención y mitigación de riesgos, es decir, que la población esté preparada para enfrentar fenómenos de este tipo, que sepa qué hacer y hacia dónde evacuar, también para mejorar la planeación de las ciudades y evitar nuevas construcciones en zonas que podrían ser afectadas en el futuro. El Geoslicer permitirá analizar regiones cercanas a la brecha sísmica de Guerrero, donde hacen contacto las placas tectónicas de Cocos y Norteamericana, y hay referentes sobre la ocurrencia de un sismo en el año 1787, el más grande que ha habido en México. Ahí, los trabajos con el Geoslicer comenzaron en enero pasado, explicó la especialista en paleosismología y tectónica del Departamento de Geografía Física del IGg. Ya se han recuperado núcleos (muestras) de tres metros de profundidad. ’Encontrar capas de sedimentos –como arenas transportadas por el mar– entre los niveles de suelo, sugeriría la presencia de maremotos’.

LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN PÚBLICA Y SERVICIOS Educativos recibió el reporte ’La educación obligatoria en México. Informe 2018’, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), el cual señala que problemas sociales como pobreza, inequidad y falta de inclusión, impactan al sistema educativo del país. Al presentar el documento, el consejero presidente de la Junta de Gobierno del INEE, Eduardo Backhoff Escudero, resaltó que las condiciones sociales y educativas del país se traducen en niveles insatisfactorios de aprendizaje y en una oferta escolar muy inequitativa, lo que impide romper el círculo de la pobreza. ’Los niños pobres van a escuelas pobres y obtienen resultados pobres; entonces, eso no nos está sirviendo como el factor igualador que se espera de la educación’, subrayó. Esas condiciones, agregó, también afectan la atención escolar de la matrícula, especialmente en preescolar y medio superior, donde más de un 20 por ciento de la población de niños y jóvenes no acude a estos dos niveles. Resaltó que el trabajo infantil persiste y es una causa importante de la falta de asistencia a la escuela. Cerca de 4 por ciento de la población en edad escolar trabaja jornadas de 20 horas o más, en trabajo doméstico o extradoméstico, detalló… NOS LEEREMOS LA PRÓXIMA ENTREGA…

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor