1

2,852 vistas

Abril 21, 2020 22:17 hrs.

De la redacción › tabloiderevista.com

Periodismo Nacional › México Ciudad de México


Animan las múltiples muestras de afecto en los comentarios al Comentario a Tiempo, "Un día de un reportero confinado" o enjaulado, de los queridos colegas, que significo en tres camaradas: Silvia Durand, José Antonio Aspiros Villagómez y Luis Manuel Arce Isaac. El abrazo sincero y agradecido de su fiel amigo.

SEGUNDA PARTE

Ya entramos a la tercera fase de la emergencia sanitaria derivada de la pandemia del coronavirus, así lo dio a conocer el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dentro de la conferencia de prensa mañanera del Presidente de la República, lo que significa que estamos en la etapa de ascenso de contagios y de hospitalización.

Como lo informamos con toda oportunidad, en nuestros medios electrónicos y en redes sociales, pusimos especial énfasis en la decisión de que deben suspenderse todas las actividades laborales, no sólo las consideradas indispensables, además del redoblado llamado del funcionario para ’quedarse en casa’; luego explicó, que si se cumple el llamado tendremos el mínimo posible de contagios.

Al continuar con el análisis de la ’Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica’, que realmente se debería llamar de ’biofunesta’, es de resaltar el trabajo de periodismo de investigación del colega Julio Aguilar responsable de la sección de Ciencia y Salud de ’El Universal’, cuando nos dice que estas decisiones de salvar vidas jóvenes y dejar morir a los viejos proviene desde las guerras napoleónicas. Un médico castrense decretó salvar la vida de los primeros para asegurar personal de guerra, es decir, ’carne de cañón’.

Sigue la citada ’Guía Bioética’, ya desaparecida de su sitio institucional, con una cita humanística que después desconoce:

’Ahora, un principio de la justicia social es que todas las personas tienen el mismo valor. Esto se puede capturar con una frase atribuida al filósofo inglés Jeremy Bentham: ’cada uno cuenta por uno, nadie por más de uno’. En la práctica de la salud pública lo anterior se traduce en un principio de no exclusión. Esto quiere decir que por principio todas las personas son candidatas para recibir atención de la salud. Características como: edad, sexo, afiliación política, discapacidad, y riqueza no excluyen a ningún paciente de ser candidato para recibir atención médica.

Ahora, si la salud pública tiene el objetivo de mejorar la salud de la población y cada persona dentro de ella cuenta por una, esto nos lleva a concluir, en un primer momento, que el objetivo de la salud pública durante una emergencia es doble: tratar el mayor número de pacientes y salvar la mayor cantidad de vidas’.

A continuación, viene la gravedad de convertir a la medicina crítica en dadora de vida o de muerte, por los argumentos falsos que siguen:

’Salvar la mayor cantidad de vidas requiere evaluar: la posibilidad de que un paciente mejore y sobreviva, y el tiempo que dicho paciente utilizará los recursos escasos que se pueden reutilizar. Por ejemplo, si dos pacientes requieren de ventilación mecánica y uno de ellos, dada una comorbilidad, se tardaría el doble de tiempo en recuperarse (dos semanas en lugar de una semana) entonces el ventilador se le debe de asignar a aquel que no tiene la comorbilidad y se tardaría la mitad del tiempo en recuperase. Ello es así pues el recurso escaso (el ventilador mecánico) se puede volver a utilizar de manera más pronta para salvar otra vida’.

Y sentenciar a muerte al primero.

Luego viene lo más grave dejar todo ‘al azar’: ’Asignar recursos escasos de medicina crítica para salvar el mayor número de vidas durante una emergencia de salud pública genera, al menos, dos dilemas. Primero, cómo asignar recursos escasos cuando dos (o más) pacientes son similares en características (edad, comorbilidades, gravedad de la enfermedad) y pronóstico médico. La manera aceptada de asignar recursos escasos cuando nos encontramos en situaciones donde los pacientes son similares es seleccionar al azar’.

Es decir, un volado por una vida.

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org y el portal www.libertas.mx


Lic. Teodoro Rentería Arróyave.
Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo
CONALIPE, C.V.
Presidente.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor