’Poder Político en la 4 T.’

1

3,025 vistas

Septiembre 17, 2022 01:32 hrs.

Marco Antonio Baños Avendaño › diarioalmomento.com

Política Estados › México Oaxaca


Únicamente la sociedad puede cambiar el estatus de todos los bien nacidos en el país, la gran responsabilidad es nuestra, no hay otra época, ni lugar, es nuestro destino histórico preservar nuestra Democracia, nuestra mexicanidad, nuestra constitución, perfeccionar nuestras instituciones.

Valido es reconceptualizar a cada época el significado de los valores y prácticas democráticas para un mejor entorno socio político, vivimos entre conceptos como federalismo y municipalismo, como dos conceptos que se correlacionan uno al otro, que se estructuran conforme a la forma que toma el poder político en México, la forma de estructurar el Estado, con sus estructuras o poderes y sus consecuentes poderes municipales.

La organización política o administrativa unitaria no ha sido posible o en el mejor de los casos ha sido mal interpretada, ya que cada poder es diferente y funciona diferente respecto de otro, es decir, el Poder Ejecutivo se diferencia del Legislativo y Judicial. Los pesos y contrapesos del equilibrio de los poderes, ahora es responsabilidad del Poder Legislativo frente a las decisiones del Poder Ejecutivo.

El actual Poder Político aunque se centre en el Poder Ejecutivo y Judicial in fine, en su parte final, respecto de ejecución de acciones de gobierno democrático por un lado y de democracia sometida a un tribunal por el otro, se busca lo mismo, justicia a la norma electoral, el poder de la Constitución lo tiene y debe preservar el Poder Judicial.

Sin embargo se debe acotar que los órdenes de gobierno en México, se subordinan unos a otros, lo que no sucede en otros países como Alemania o Suiza. En México las relaciones o niveles de gobierno, carecen de independencia, su soberanía es o pertenece a una teoría unificada de quien detenta el poder, se necesita el Equilibrio de Poderes en torno a cada decisión del centro de la República.

El llamado ’Estado de Derecho’ concepto proveniente de la cultura jurídica alemana, no es aplicable, nuestro ’modelo de gobierno’ el Federalista, acuñado por Montesquieu en el Espíritu de las Leyes, señala que es ’una convención según la cual varios cuerpos políticos consientes en transformarse en Ciudadanos del estado, más grande, que quieren formar. Es una Sociedad de Sociedades que constituyen una nueva, la cual, a su vez, puede crecer gracias a la Unión de nuevos asociados.’, nuestro Estado Constitucional de Derecho debe reformarse para fortalecer los modelos constitucionales de la democracia.

Acuñar con sana creatividad un nuevo concepto, implicaría rescatar los conceptos del derecho innovadoramente, señalar que el federalismo es una casa de cristales, con estructuras de poder fuertes, sostenida de personas capacitadas en los tres órdenes de poderes, siendo correlativa su responsabilidad, hacendaria, fiscal, de servicio público, de responsabilidad social, de compromiso ético y honesto para el servicio público.

Nuestro país, siempre está generando ideas nuevas a su democracia y a su concepto de federalismo, nos sirven todas las coyunturas, políticas, sociales, culturales, democráticas, de grupos, de indígenas, etc.

El federalismo entraña poder político, el dominar a quien se sujeta o se somete a un poder, la tradicional división del poder tiene muchas ramificaciones o mejor aún, muchos epicentros de nuevos poderes, contando el comercio, la industria, la prensa, el dominio de la moneda.

El discurso federalista debe ser de atención popular, de masas beneficiadas en su conjunto, evitando la desconfianza y la amenaza a las libertades de todos los ciudadanos.

La gobernabilidad y la no concentración de poder es factor de progreso de la doctrina del federalismo, las reformas constitucionales que deben ser aplicadas en los Estados de la República, no se aplican a cabalidad en el territorio nacional, por lo que la sola idea de un federalismo está a prueba.

La idea de progreso, esta fincada en la evolución constitucional, nuestra Democracia debe incidir en mejores propuestas y expectativas de vida para México.

Los tiempos del ejemplo del largo porfiriato, no pueden repetirse en instituciones que no evolucionan, en esta Cuarta Transformación debemos apostarle a figuras constitucionales de protección los ciudadanos, de respeto a Derecho Humanos, de respeto a la Propiedad Privada como lo que está sucediendo en Oaxaca.

No se puede confiar en un régimen que no da respuestas a la Propiedad Privada, las múltiples formas de corrupción han invadido las instituciones del régimen de propiedad, catastros, registradores, notarios, abogados, personas con alto grado de criminalidad en torno a la privación de la propiedad privada, por tanto es la hora de reconceptualizar el poder constitucional, el poder ciudadano, el poder que se le ha confiado a las Instituciones y no han respondido a cabalidad con el cumplimiento fiel de la norma.

Por último, si la Cuarta Transformación va a iniciar, ya que aún no está consolidado en varios Estados de la República Mexicana, quedará en eslogan político, en idea de pragmatismo de poder aplicado a las necesidades y sin respuesta a la Constitución que es la primera norma que debe atenderse en todo México.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.