1

3,687 vistas

Junio 18, 2023 22:23 hrs.

Yazmín Alessandrini › tabloiderevista.com

Política ›


El texto original de este artículo fue publicado por la Agencia Quadratín en la siguiente dirección: https://www.quadratin.com.mx/opinion/politica-gourmet-53/

Este contenido se encuentra protegido por la ley. Si lo cita, por favor mencione la fuente y haga un enlace a la nota original de donde usted lo ha tomado. Agencia Quadratín. Todos los Derechos Reservados © 2023.

Desde el oficialismo, la oposición y la (dizque) sociedad civil ya hay ‘candidatos’ * López Obrador adelantó los tiempos y eso, en definitiva, representa un riesgo * El INE tiene la obligación de definir, desde ahora, las reglas de la sucesión POLÍTICA SECUESTRADA.- Falta poco más de un año para la elección presidencial del 2024, pero ya todos andan enloquecidos. Desatados. Ansiosos.

Trastornados. Una vez que el Presidente López Obrador (no Mario Delgado, no el Consejo Nacional Morenista, sólo el omnipotente dedo presidencial y nadie más) definió y respaldó a su baraja de precandidatos -Claudia Sheinbaum, Adán Augusto López, Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal y las comparsas Gerardo Fernández Noroña y Manuel Velasco-, los cuales estarán en guerra permanente de aquí hasta diciembre próximo, toda la agenda política se centrará única y exclusivamente en la presidencialitis. Candidatos, candidatos, candidatos.

Campañas, campañas, campañas. Incluso en todos los medios de comunicación (impresos, electrónicos y alternativos) no tienen otro tema de qué hablar u otras noticias para cubrir y difundir. ¡Y todos encantados de quedar atrapados en la coyuntura de la sucesión! En este país no se habla de nada y no se hace nada sin que desde Palacio Nacional se diga a qué ritmo habrán de bailar todas y todos.

EL STAND-UP POLITIQUERO.- Y a la par de la robusta caballada obradorista compuesta por Claudia, Adán, Marcelo y Ricardo (olvídense de los intrascendentes Gerardo y Manuel, pues no tienen el arrastre ni la presencia, sólo fueron incluidos por cortesía), tanto en el oficialismo como en la oposición e incluso desde la muy poco interesante y descafeinada ’sociedad civil’, ya levantaron la mano varios interesados en que el electorado sepa que van a competir por la banda presidencial. Pero lo cierto es que no pueden ser considerados aspirantes, si acaso suspirantes… y hasta comediantes. Y ahí están, sólo por mencionar a algunos, listos para hacer bulto y, de paso, el ridículo, la frívola y muy gris ex dirigente nacional del partido en el poder, Morena, Yeidckol Polevnsky Gurwitz; las senadoras panistas Xóchitl Gálvez Ruiz y Lilly Téllez García; el otrora líder del Frente Nacional Ciudadano (FRENAA), Gilberto Lozano y hasta el remedo de comunicólogo Pedro Ferriz Hijar. Pero el etcétera es largo, apreciables lectores.

Apenas uno camina unos cuantos pasos y levanta una piedra, y aparece un ’candidato presidencial’, presumiendo sus brillantísimas ideas para tomar las riendas del país y conducirnos hacia la quinta transformación, aunque sus alcances políticos sean muy chicos, chiquititos.

Y eso, tristemente, pinta de cuerpo entero lo depauperada que se encuentra la política en México de unos años a la fecha. No hay propuestas, no hay debate de altura, no hay personajes ni personalidades, sólo comediantes involuntarios que piensan que le aportan algo al país mientras se pasean disfrazados como dinosaurios, presumiendo sus músculos de gimnasio o hablando de croquetas y carnazas para perros.

¿Y EL ÁRBITRO?.- Sin embargo, ante este triste e insípido panorama que nos ofrece la presidencialitis y sus exponentes, urge que el Instituto Nacional Electoral (INE) se arremangue la camisa para definir y dejar muy en claro cuáles van a ser las reglas para jugar sobre el tablero transexenal.

Porque con todo y que el Presidente López ya desató y contagió la canícula presidencial a sus huestes y a los de enfrente, tiene que quedar muy en claro que éstos todavía no son tiempos oficiales y muchos aspirantes y suspirantes prácticamente ya están realizando actos de campaña y también ya se está viendo la utilización de recursos para promoción.

Éste es sin duda el primer gran reto de la señora Guadalupe Taddei Zavala como consejera presidenta del INE.

En ella recae la delicada misión de decirle a todas y a todos los que ya se sienten legítimos candidatos a la Presidencia de la República de que existen leyes y normatividades que deben ser acatadas y respetadas.

Si no hay orden y respeto a las formas y al fondo nos estaríamos a un peligroso escenario que lastimaría severamente a nuestras muy endebles democracia e institucionalidad. Contacto.- www.lapoliticamedarisa.mx alessandriniyazmin@yahoo.com.mx Twitter: @yalessandrini1

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

Presidencialitis aguda

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.