1

1,880 vistas

Marzo 27, 2020 09:58 hrs.

Felipe Sánchez › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Oaxaca


Acorde a la Semana Santa, ayer vimos la primera caída en Santa Lucía del Camino.
En los tiempos tormentosos de penitencia del presidente municipal Dante Montaño Montero surgió su primer gran tropiezo. Los regidores disidentes lo presionaron tanto con la amenaza de investigar el saqueo millonario de las arcas municipales que tuvo que aceptar la caída de su secretaria municipal. Pero allí no queda todo. El dinero desviado para compartir con su protector el chilango traído de Michoacán -según los concejales disidentes-, le reclamará muchos días de expiación.

Me dicen que para ocultar la ruta del dinero para su oneroso -económica y políticamente- sostenedor Benjamín Robles Montoya ’cara sucia’, removió del cargo -de la nómina quien sabe- a la joven Secretaria Municipal Mireya Cruz López.

Era tan seria la amenaza de siete concejales de llevar la petición de auditoría ’hasta sus últimas consecuencias’, que el edil de marras tuvo que hacer rodar la cabeza de su fiel colaboradora.

No lo convenció ni la idea que le vendió su protector ’cara sucia’ quien le dijo que se despreocupara. Le aseguró que en el (peor) Congreso del estado, los diputados pejistas que tienen mayoría arrasadora, no se atreverían a pedir cuentas a un presidente municipal protegido por el Partido del Trabajo.
NINGUNA REVISIÓN

Cierto, cada uno de los diputados -de todos los partidos- tienen un determinado número de presidentes municipales a los que venden protección. A eso se debe que los presupuestos municipales sean desviados sin ninguna consecuencia. Hay que tener presente que esa entelequia llamada Órgano Superior de Fiscalización que maneja el chiapaneco Guillermo Megchún Velásquez, no hace ninguna revisión si no pide permiso a los diputados.
El alcalde pelón que ve de la misma manera su futuro político, por el momento se salva de la auditoría. Aceptó romper el hilo por lo más delgado al cesar a la secretaria municipal. Así se salva de que le revisen las cantidades multimillonarias de dinero público que ha desviado.

Algunos de los concejales disidentes me dicen que lo que más inquietaba al pelón Dante era que analizaran cuentas de los multimillonarios ingresos que obtiene de los giros negros, del alcoholímetro y del derecho al trabajo que pagan las sexoservidoras. Obtener tanto dinero de estos renglones ha hecho que Santa Lucía del Camino se convierta en el lupanar más grande de la zona conurbada. Proliferan prostitución, tráfico de drogas, venta de licor y cigarrillos pirata. Una bomba de tiempo que hace de ese municipio una bomba de tiempo.
ACOSADA
Dante Montaño evade responsabilidad política, pero su imagen queda marcada por la ingratitud.

La cesante secretaria municipal, acusa a Dante y a sus adversarios políticos por ejercer en su contra ’violencia política por razón de género, misoginia y machismo, vicios que, finalmente me alcanzaron’ postea Mireya Cruz en su página de Facebook.

Dice que ’durante mi cargo como servidora pública he vivido una escalada de agresiones hacia mi persona, que han atentado contra mi integridad física, moral y patrimonial, con amenazas constantes y calumnias que exponen y vulneran mi intimidad’. El hilo, como siempre, se rompe por lo más delgado.
SAQUEO MUNICIPAL

No tengo información exacta de qué negociaron Dante, su sostenedor cara sucia y los siete concejales disidentes, pero todo indica que el desvío de más de 90 millones de pesos por los que, inicialmente, acusaron a Dante Montaño, quedará en el olvido.

Lo que pudo haber sido la primera acción valiente de sentar en el banquillo de los acusados a un presidente municipal ladrón quedará en puro intento.
El presupuesto municipal que los vecinos de Santa Lucía del Camino esperaban para sus obras más sentidas, se sumará a las cifras ignominiosas que reveló la Auditoría Superior de la Federación en relación a 20 municipios de Oaxaca saqueados impunemente por sus autoridades.

En la revisión que hizo de la Cuenta Pública 2018, descubrió que los presidentes municipales corruptos desviaron 599 millones de pesos del presupuesto que manejaron.

Esos presidentes municipales dejaron el cargo y brincaron a una diputación o puesto público con toda desfachatez, seguros de su impunidad.
A la lista negra de alcaldes ladrones como los de Cuilápam de Guerrero, Juchitán, Loma Bonita, Jalapa de Díaz, etc., se suma hoy el de Santa Lucía del Camino, Dante Montaño un cleptómano contumaz igual que su protector Benjamín Robles ’cara sucia’.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor