Si las barbas de tu vecino miras cortar, pon las tuyas a remojar

1

2,032 vistas

Diciembre 09, 2022 18:25 hrs.

Rocío Alejandra Ayala Pimentel › diarioalmomento.com

Política Estados › México Estado de México


Dicen los que saben, que, nadie experimenta en cabeza ajena y también dicen, que es de sabios reconocer los errores, pero ¿esto último sucede, o es mero refrán? Como sea, pretextos para despotricar contra un gobierno sobran hoy en día, y van desde que el mandatario no es monedita de oro, no sabe hablar inglés, mueve al país a su conveniencia, se le pierden alumnos, se le aparecen fosas clandestinas, mete a la cárcel a cuanto pandillero se topa en la calle, o como presuntamente sucedió recientemente en Perú, se quita el sombrero y los peruanos toman este gesto como un acto de alta traición al ’dejar de representar al pueblo’. Pregunta seria ¿qué le hubieran hecho a Vicente Fox si se hubiese quitado las botas? ¿O, se las quitó y en México no somos tan fijados?

A simple vista, pareciera de risa la referencia, sin embargo, la razón de peso para separar del cargo a Pedro Castillo Terrones, también lo parece; en la hermana República de Perú, le llaman ’incapacidad moral’, empero, ¿a qué se refiere, o cómo fue determinada tal incapacidad? Aquí mencionaré los generales de la vacancia.

A simple vista, la acusación es más subjetiva de lo esperado, pero bueno, cuestión de enfoques dirían por acá. Lo cierto es que, en el punto más álgido de la destitución de Castillo Terrones, salieron a flote, acusaciones de integrantes de su gabinete, señalamientos del tipo -’ bueno, yo no quería, pero él mandaba por ser el presidente’; ’yo le dije que eso, o aquello estaba mal, pero él insistió; ’yo no quería, pero sus sobrinos abusaban de su parentesco con el presidente’; ’yo no quería y por eso salimos de pleito’; ’ah, pero no tengo pruebas porque se me ordenó quemar los cuadernos’.

A ese tipo de razonamiento, aplica la de ’peca el que mata a la vaca, como el que le agarra la pata’ y al tenor de los hechos, si la fiscalía aplicase ‘piso parejo’, seguramente no quedaría ’títere sin cabeza’, porque, dicen un tlatoani de por acá, suponiendo sin conceder, si el autor intelectual fue el ex presidente Pedro Castillo, los autores materiales fueron otros, y nadie dijo ’este niño es mío’. Total, que, en torno a ese tipo de acusaciones, el congreso peruano determinó como ’incapacitado moral’ a Pedro Terrones, lo destituyó, no le fue concedida su garantía de audiencia, resultó detenido y acusado, según denuncia constitucional, de liderar una organización criminal en el seno de su gobierno. La propia fiscalía señaló que hay indicios, sí, leyó usted bien, indicios no pruebas contundentes de que Castillo Terrones es el ‘cabecilla’ de una red responsable de los delitos de organización criminal, tráfico de influencias y colusión.

En este sentido y para darle cause al título de esta columna, vale mencionar que hay similitudes entre Castillo y AMLO. Por ejemplo, la austeridad republicana, eliminar los privilegios de los oligarcas, renegociar los precios de los combustibles, aumentar los apoyos al campo, buscar una soberanía alimentaria, aumentar el apoyo a la educación, promover la enseñanza de las lenguas originarias, entre otras. Según sus seguidores, Castillo cometió un error que hoy le costó la destitución. Aseguran que el equívoco, fue ser tibio en sus decisiones, pues no rompió relaciones con la ultraderecha, que incluso en el mensaje enviado a la nación, dijo que se respeta la propiedad privada de los medios de producción, que se respeta la economía capitalista y que, justo ese mensaje, no da claridad de objetivos al pueblo trabajador. ¿Pero, no será que ser tibio, es en realidad ser ’políticamente correcto?

Pienso que, tal vez, si bien es cierto que un modelo de gobierno de ’izquierda’, como el propuesto por Pedro Castillo, tiene una base social en los pobres, en el pueblo trabajador, quizás, éstos buscaban una ruptura total con la clase media, con la burguesía, con los industriales, los propietarios los empresarios; ergo, como no sucedió, por eso se entiende el entrecomillado de izquierda, y mientras el congreso, tildado de derecha lo expulsó presuntamente por afectar a sus intereses, el pueblo bueno, sigue sin estar contento, se re’nojaron porque se quitó el sombrero, hicieron muinas por respetar a los ricos, y ora más pior, pos nomás no se hallan con la vicepresidenta Dina Boluarte cuyo origen también es capitalista.

Total, que, de haber ejecutado una ruptura radical y extrema con los medios de producción, a esta hora, Castillo estaría en el patíbulo de los acusados ante una corte internacional de redes sociales, acusado de ser un dictador y autoritario. Digo, sí lo está, pero por un abanico de milagritos mal logrados. El asunto es que, será al pueblo peruano a quien le tocará, como siempre, ‘bailar con la más fea’.

En ese orden de ideas, el presidente Andrés Manuel López Obrador, resaltó que, si bien la política exterior mexicana, es no meterse en lo que no nos incumbe y respetar la autodeterminación de los pueblos, sí pidió que se respeten los derechos humanos y que se busque la estabilidad democrática en beneficio de los peruanos. Asimismo, lamentó la hostilidad al interior del gobierno de Castillo, misma que lo obligó a intentar dar un golpe de estado, solo que, ’se le volteó el chirrión por el palito’. AMLO también asegura que eso nunca jamás sucederá acá en México.

Aunque, en nuestro país, no hay peor enemigo que otro mexicano y ahora, se aplica para nuestros hermanos peruanos, efectivamente, aquí no se miran esas cosas, acá nomás el presidente desde el inicio de su gestión nos separó entre ‘chairos’ y ‘fifís’y si lo agarran de malas, evoca la vieja confiable del "estás conmigo o sinmigo". Y, así pues, es harto común ver en la misma calle a chairos riquillos y pillos, fifís banqueteros, como ver en la cumbre a fifís regenerados y chairos encumbrados.

Dijeran los de Xochimilco, no se trata de que jodan, sino de que pidan permiso (el que entendió, entendió), o sea, como Castillo no le dijo al pueblo bueno ¡agua va!, ni tardos ni perezosos, sus adversarios le aplicaron la de ’con la vara que midas, serás medido’ y así, en un dos por tres, Pedro Castillo Terrones, perdió la presidencia y asumió el cargo de, ‘el malo del cuento’.

En Perú, dicen los que saben, -’ son los trabajadores y el pueblo quienes deben decidir, de la manera más democrática posible, qué ’modelo’ de país necesitan para sacar al país de la crisis, y, por lo tanto, quién o quiénes se harán cargo del poder’, comentario aventurado ante las revueltas que el tema ha provocado, porque tristemente, hoy día, está demostrado que no hay peor enemigo para un peruano, que otro peruano. ¿Será que, "río revuelto, ganancia de pescadores"? Habrá que ver "de qué lado masca la iguana". Al tiempo.

Lo cierto es que, cuando Castillo se hizo de popularidad, se abogaba por que llegara un gobierno distinto, y al tener como presidente a un indígena, ese sería el cambio verdadero. Ahora, los socialistas radicales, abogan por un presidente que emane igual de las masas, pero que sea obrero y popular, y siendo tal, un día estará al mando como ’amo y señor’ de los medios de producción, inevitablemente, alguien ganará privilegios y otro los perderá, y así, será el cuento de nunca acabar. En calidad de mientras, se fragua una huelga general para desbancar a Dina Boluarte.

Solo resta decir, ¡aguas! Porque a veces, el pueblo bueno, no es tan bueno, y ya endiosados, dicen que ’Dios tarda, pero no olvida’ y que, castiga ’sin palo y sin cuarta’, y pues, no muchos olvidan que Pedro Castillo fue parte de los grupos paramilitares, de los llamados ’ronderos’, ...sabe!!

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.