*Tenemos con qué, pero no queremos, ¿Por Qué?*

1

822 vistas

Enero 09, 2023 23:01 hrs.

Raúl De La Rosa › diarioalmomento.com

Política Estados › México Ciudad de México


Cuando hablamos de daño a un ecosistema, al medio ambiente, es inherente al desarrollo de la civilización humana. Hasta la Prehistoria nuestra relación con la Madre Tierra era la de una especie más que habitaba éste planeta, pero desde hace unos 10 mil años antes de nuestra Era (la Cristiandad) o a.C., con la llegada del sedentarismo, las grandes concentraciones humana (pueblos, villas, ciudades), la agricultura, la ganadería y el comercio, la relación humanos-Madre Tierra fue trastocada sistemáticamente hasta que en los últimos 270 años, con la primera Revolución Industrial, comenzó un acelerado proceso de desarticulación del ser humano con la Madre Tierra, que ha producido el mayor reto que los seres vivos, como vida misma, hemos de confrontar, sea nuestra extinción y la de toda forma de vida conocida y como la entendemos con la que compartimos el planeta Tierra. El sistema de producción capitalista considera el desarrollo económico como la base que rige los sistemas de decisiones; _generando un explosivo desarrollo industrial y un alto nivel de consumo de bienes y servicios,_ sin que se considerara los efectos de ese "desarrollo industrial y el consumo irracional", y mucho menos en las posibles soluciones para evitar esa segura extinción masiva si no cambiamos nuestro estilo de vida de los últimos 270 años. La finalidad de estudiar las relaciones ecosistémicas, con relación a la existencia humana, y analizar la interacción, desarrollo, adaptabilidad y posicionamiento del ser humano en la búsqueda de su bienestar por demás subjetivo. Los análisis que se han empezado a hacer desde hace 100 años van desde, por ejemplo, el pensamiento filosófico de Heidegger, resiliencia y márgenes de vida, hasta la revisión de teorías de los ecosistemas, buscando entender la percepción del paisaje hacia la conciencia humana desde la teoría de la sensación.

Y todo análisis, estudio, tesis, diagnóstico, evaluación y propuesta, siempre se llega al mismo punto: la relación hombre-Madre Tierra está desarticulada y se profundiza dicha desarticulación cuando se plantea desde la teoría del bienestar subjetivo del ser humano. Cada que analizamos las teorías de esta desvinculación humano-Madre Tierra, sea desde la:
- Darwinista (relación con la evolución biológica por selección natural) o
- la Teoría de Sistemas Complejos (compuesto por muchos componentes que pueden interactuar entre sí y que en sí misma presenta una ambigüedad semántica en relación con el concepto de modelo, por una parte, recurre a una representación simplificada de la realidad y, por otra, como un sinónimo de sistema complejo construido) o
- la Teoría de Gaia (dadas unas condiciones iniciales que hicieron posible el inicio de la vida en el planeta, ha sido la propia vida la que las ha ido modificando, y que por lo tanto, las condiciones actuales son el resultado y la consecuencia de la vida que lo habita).
Desde la explosión de las Bombas Atómicas de EEUU en Japón, discutimos la dimensión de la visión humana ante los impactos que mantiene, no con la Naturaleza, sino contra la Naturaleza, y la necesidad urgente de trabajar hacia un cambio de nuestro estilo de vida que involucre la modificación de nuestra actitud individual para posibilitar cambios en nuestro estilo de vida del ámbito colectivo. Es necesario y urgente replantear una nueva cultura de la autosubsistencia, cambiando patrones de autodestrucción; labor que ha sido y lo seguirá siendo pe demás compleja, pero posible si se consideran las bases y legados de las culturas originarias de autosubsistencia, que en las comunidades de los pueblos originarios de Mx demuestran, haber conservado y restaurado ecosistemas muy dañados.

Y un arma que tenemos pero que simplemente no usamos, es la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) que es el procedimiento que incluye el conjunto de estudios, informes técnicos y consultas especializadas que permiten estimar las consecuencias de perjuicio o beneficio a la Madre Tierra y sus múltiples formas de vida, que un determinado proyecto, instalación o actividad causa sobre el Medio Ambiente en derredor. Éste año 2023 buscaremos analizar nuestros ecocidios, a través de formar un juicio lo más objetivo posible y a partir del cual se debe aprobar o rechazar cualquier proyecto, considerando sólo los efectos ambientales. En México la EIA es un instrumento de la política ambiental gubernamental, cuyo objetivo es prevenir, mitigar y restaurar los daños al ambiente así como la regulación de obras o actividades para evitar o reducir sus efectos negativos en el ambiente. Y la autoridad reguladora de dicho instrumento es la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.