1

3,120 vistas

Junio 07, 2019 21:08 hrs.

Alfonso Aya › Mundoejecutivo

Economía Internacional › México


Estados Unidos y México han alcanzado y formado un acuerdo sobre el comercio y la inmigración, anunció el presidente estadounidense, Donald Trump.

"Me complace informarles de que Estados Unidos de América ha alcanzado y firmado acuerdo con México", tuiteó el presidente.

Según Trump, "las tarifas programadas para ser implementadas por EEUU el lunes en contra de México quedan suspendidas indefinidamente".

"México, a su vez, ha acordado tomar medidas enérgicas para frenar la marea de la migración a través de México y hacia nuestra frontera sur. Esto se está haciendo para reducir o eliminar en gran medida la inmigración ilegal que viene de México a Estados Unidos", afirmó.

"Estamos alcanzando un acuerdo con EEUU, estoy en el departamento de Estado", anunció el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en su cuenta oficial de la red social Twitter, en la que agregó que no habrá aplicación de tarifas, que Trump amenazaba con imponer si México si no actuaba para frenar la ola de migrantes indocumentados

México se comprometió a desplegar a su recientemente creada Guardia Nacional a todo el territorio dando prioridad a su frontera sur con Guatemala, por donde han ingresado cientos de miles de personas en los últimos meses.

Además, autorizará bajo razones humanitarias el ingreso de solicitantes de asilo devueltos por EEUU para que esperan en México su presentación ante un juez de inmigración para continuar con el proceso.

Pocos minutos después de conocerse la noticia, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en Twitter que gracias a sus connacionales "se logró evitar la imposición de aranceles a los productos mexicanos que se exportan a EEUU (...) nos congregaremos para celebrarlo mañana en Tijuana a las 5 de la tarde".


Por su parte, la titular de la cartera mexicana de Economia, Martha Bárcena, que participó en la negociación, dijo en la misma red social que "México fortalecerá medidas para la aplicación de su ley migratoria", y que dará oportunidades de trabajo, educación y salud a los indocumentados.

Poco antes del anuncio del acuerdo, López Obrador, reafirmó que rechazaba una confrontación con EEUU, en materia migratoria y comercial, en un discurso dirigido a la primera "Cumbre de Alcaldes de América del Norte" en la ciudad Los Cabos (noreste).

"No es opción confrontarnos, el apostar al predominio del más fuerte, apostar a la guerra, esa vía no es la más conveniente, tampoco ha resultado positivo el aislamiento, el vivir detrás de murallas", dijo expresó el mandatario mientras los negociadores llegaban al final de dos días de tratativas,
El jefe de Estado expresó que "sobre todo y por encima de todo queremos seguir siendo amigos del pueblo estadounidense".

El líder de la izquierda nacionalista reafirmó que el debate centrado en la masiva migración de indocumentados centroamericanos se origina en la falta de oportunidades en Centroamérica.

"Estados Unidos espera trabajar junto con México para cumplir con estos compromisos para que podamos detener la marea de la migración ilegal a través de nuestra frontera sur y hacer que nuestra frontera sea sólida y segura", expresó en un comunicado el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

En el texto, el jefe de la diplomacia estadounidense también agradece a su homólogo mexicano, Marcelo Ebrard, por "sus arduos esfuerzos para negociar obligaciones conjuntas que beneficien a Estados Unidos y México".

El 30 de mayo, Trump amenazó con imponer aranceles a los productos de México a partir del 10 de junio, si ese país no lograba detener el flujo de inmigrantes centroamericanos que cruzan su territorio para llegar a EEUU.

Una delegación mexicana se encontraba negociando en Washington desde el miércoles para superar la crisis.

Las autoridades de México anunciaron el jueves que despacharían 6.000 efectivos de la recién creada Guardia Nacional a la frontera con Guatemala para bloquear el ingreso de más migrantes.

De manera paralela, Trump anunció que, si se llegara a un acuerdo, México pasaría de inmediato a adquirir "en grandes volúmenes" productos agrícolas y de granja en EEUU.
Washington exigía asimismo poder deportar a México a todo solicitante de asilo que cruce la frontera.

Las autoridades migratorias mexicanas informaron en Washington que, en seis meses (diciembre a mayo 2019), deportaron a más de 80.000 indocumentados.

Esa cifra global no detalla que, mientras en diciembre, primer mes del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, fueron deportados poco más de 5.700 personas, en mayo las deportaciones superaron los 15.500 casos.

EEUU, a su vez, arrestó en mayo en su frontera sur a más de 130.000 indocumentados.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor