Viendo la Masa Crecer, Elías Canetti - Péndulo político - Texcoco - diarioalmomento.com

1

1,647 vistas

Octubre 12, 2021 23:54 hrs.

Emiliano Carrillo Carrasco › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Estado de México


Un monstruo nacido por inhabilidad, por falta de espacio, por un malentendido, termina por encarnar un deseo, el de vivir del aire y en el aire; una historia así podría servir para completar el famoso aforismo de Shakespeare en La tempestad («Todo monstruo es la fortuna de algún hombre») con este otro, que no se le contrapone: todo monstruo condensa una ansiedad, una que a veces ni sabíamos que estaba ahí. .
EL PENSAMIENTO DE ELÍAS CANETTI. ’----Las catástrofes políticas del siglo XX se convirtieron para Canetti no sólo en un tema de investigación, sino casi en una obsesión tan personal como su ingenua lucha intelectual contra la muerte. Concebida no sólo como un diagnóstico de las patologías de masas, sino también como posible método terapéutico, Masa y poder parecer, a la vista de los últimos y nuevos acontecimientos y de los movimientos masivos que empiezan a gestarse en todo el mundo, el manual de cabecera de los oscuros poderes responsables de aquellos experimentos de ingeniería social que, en fecha todavía reciente, acabaron en catástrofe. La metodología seguida por Canetti es—o debería ser—conocida: el autor, un profundo estudioso de los mitos, recurre a todo su saber sobre rituales (bélicos, danzarios, religiosos, los que tienen como fin inmediato el consumo o la diversión) con tal de adentrarse de manera algo más sistemática en los orígenes de todo engrudo social en sus respectivos contextos.

El miedo ancestral del individuo—en tanto individuo—al contacto con lo extraño, se revierte en una fusión con el grupo que, si bien por una parte le ofrece protección, también exime, por la otra, de todo sentido de la responsabilidad personal. A estas alturas, ya todos sabemos que, tras el jolgorio, resulta imposible pedir cuentas individuales por la mugre que queda dispersa sobre el ágora. Dice Canetti al inicio de Masa y poder: Los cadalsos públicos y de la atracción irresistible que ejercen sobre la masa juegan un papel fundamental, una vez más, los nuevos medios de comunicación y las redes sociales. Reinhardt: La era digital ha traído nuevos espacios de comunión que, si bien parecen en un principio dar sitio a la diversidad y canalizarla, muestran cada día más su verdadero rostro uniformado: uno de ellos es la de ser púlpito de toda suerte de nuevos predicadores con un público muy específico y moldes de comportamiento ritualizado bastante similares. Facebook es uno de esos foros públicos en los que cualquier «pontífice» puede diseñar a discreción su listado de feligreses, y si bien los discursos difieren muchas veces de forma diametral, están todos condicionados por los mismos moldes preestablecidos de bautismo, celebración, lamento, mutuo arropamiento y excomunión, con sus opciones de Me gusta, Me entristece, Me irrita o Me divierte y sus posibilidades de borrar al que no se someta al ritual o cuestione los discursos marcados por el «muro pontífice» de cada profile. En el fondo, Facebook no es más que un gran juego de mesa en el que cualquiera puede hacer uso de las peores prácticas políticas, con sus mecanismos de reclutamiento y captación de votos, y también con sus estrategias de demonización y exclusión.

A Pfaller le interesa sobre todo la peligrosa manipulación subyacente a la imposición en el lenguaje de una política correctness que, lejos de resolver problemas concretos, va socavando el lenguaje con el que los problemas reales de la sociedad contemporánea podrían verbalizarse, en un primer paso para ser identificados y, posteriormente, resueltos.

Dice Pfaller: Las sensibles políticas de moralización del espacio público, siempre concebidas con vistas a la inclusión, se muestran en este aspecto de un modo desconsideradamente exclusivo y brutal en el trato con aquellos a los que se les reprocha haber herido determinadas sensibilidades: y lo hacen cueste lo que cueste, en cierto modo de forma sumaria, cercana a una ley marcial, convirtiendo a los inculpados en no-personas.

La sentimentalización de graves problemas sociales ha venido a sustituir a la lucha pacífica organizada y bien argumentada para abolir injusticias. Por todas partes brotan, como setas envenenadas, nuevos mini-partidos, mini-asociaciones patrióticas o gremiales, mini-comités de afectados por algo. Se trata, por una parte, de respuestas espontáneas al fracaso—o a la mala intención o gestión—de la clase política; pero cada vez más sus discursos y procederes son instrumentalizados por la misma clase política que generó la desatención que les dio origen. Cada vez más frecuentemente sus representantes son invitados a la mesa donde se reparte el poder (y no precisamente un poder liberador).Algunos de estos nuevos «comensales» creen haberse ganado la invitación al banquete por sus méritos en una lucha a la que, a decir verdad, se han sumado a última hora sin hacer demasiados sacrificios. Uno de los momentos cumbres de Masa y poder está, a mi juicio, en el subcapítulo titulado «Sobre la psicología del comer». Allí Canetti establece un paralelismo entre el tradicional ritual de la comida en familia, con amigos o a solas, y el uso que de ese ritual realiza cualquier entidad poderosa, incluido, entre otros, el poder de los padres sobre los propios hijos. (La privación de alimento, como sabemos, es uno de los castigos más terribles y habituales aplicados por cualquier poder.).

En sus orígenes, la risa contenía seguramente la alegría por un botín o un alimento que a uno le parecía asegurado. […] Tan sólo el hombre aprendió a reemplazar el proceso entero de la incorporación [de alimento] por un acto simbólico. Los movimientos que parten del diafragma y son característicos de la risa, al parecer reemplazan, resumiéndolos, una serie de movimientos peristálticos del vientre.

Entre los animales sólo la hiena emite un sonido que de veras se aproxima a nuestra risa. Se la puede provocar artificialmente presentándole a una hiena cautiva algo para que lo devore y retirándoselo súbitamente antes de que haya tenido tiempo de servirse.

No es ocioso recordar el hecho de que el alimento de la hiena en libertad consiste en carroñas; uno puede imaginarse cuán a menudo mucho de lo que deseaba le es arrebatado ante sus propios ojos. Mientras vemos la masa crecer, los representantes de esas nuevas complicidades con los poderes fácticos—complicidades derivadas del oportunismo, la ambición, la ignorancia, el candor o el humano apetito—deberían ser conscientes de que el suflé que ahora se recalienta e hincha en el horno de las sociedades contemporáneas trae una parte envenenada, y que la indigestión será para todos.

---’ Elías Canetti
’Avergüénzate de morir hasta que no hayas conseguido una victoria para la humanidad". Gürgen Habermas, intenta tener una postura ética en el convulso mundo de hoy. Su ética discursiva atiende a varios planteamientos: Primero, con su propuesta se intenta crear una comunidad de buena comunicación entre los actores de la sociedad.

Todos en un plano de igualdad y en donde nadie quiera hacer valer su jerarquía ni política ni económica, ni de ningún otro tipo.
Segundo, lo éticamente correcto provendrá no de ninguna fuerza, sino del consenso social determinado por la racionalidad y no por la jerarquía.
Tercero, pretende superar de una vez por todas las subjetividades reinantes de la posmodernidad por una intersubjetividad que, utilizando la razón, logre un consenso satisfactorio. Cuarto, es un ponerse de acuerdo entre los miembros de una sociedad en relación con las normas que nos han de regir. La ética discursiva de Gürgen Habermas se convierte en una ética de utilidad, una puesta en práctica de servicio, de acción y resultados. Las obras: Facticidad y validez y Teoría de la acción comunicativa.

En la primera aporta al derecho en su significado teórico y práctico. En la segunda hace su propuesta ética para la sociedad contemporánea. Una propuesta de consenso social en la definición de los temas de la moral y, consecuentemente, en una ética discursiva. Fue filósofo y sociólogo. Habermas y los fundamentos de la teoría de la argumentación jurídica

694 reforma de electricidad y comisiones Edomex 5 /10/2021 https://fb.watch/8sp3_4n8CO/
1. REFORMA ELECTORAL 2007 https://youtu.be/0xGYE_tGvHc
José Rubén Romero Galván | Ixtlilxochitl su hijo Nezahualcóyotl y Chimalpabin, dos trayectorias. https://youtu.be/mDHdDUtNFp4
696. https://youtu.be/-BYnPnqFs68 a través de @YouTube

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor